Transcurrió un año desde cuando la nación coreana perdiera tan inesperada y lamentablemente al Dirigente Kim Jong Il, padre de la nación.

En ese año, todos los militares y habitantes coreanos se han levantado con el juramento tomado ante el féretro del Dirigente y lo enaltecieron como su eterno líder.

Fue instituido el 16 de febrero, fecha de nacimiento del Dirigente Kim Jong Il, como Día de la Estrella Luz, y le fueron otorgados el título de Generalísimo de la República Popular Democrática de Corea, la Orden Kim Il Sung, el Premio Kim Il Sung y el título de Héroe de la República.

En reflejo de la unánime voluntad y aspiración del ejército y pueblo, la IV Conferencia del Partido del Trabajo de Corea, celebrada en abril pasado, aprobó la resolución de enaltecer al Dirigente como eterno Secretario General del Partido del Trabajo de Corea y glorificar para siempre su vida revolucionaria e imborrables proezas.

En el quinto período de sesiones de la duodécima legislatura de la Asamblea Popular Suprema de la República Popular Democrática de Corea fue establecido en la Constitución el artículo de enaltecer al Dirigente como eterno Presidente del Comité de Defensa Nacional y fue aprobado el decreto correspondiente.

Esto fue una manifestación de gran fidelidad del ejército y pueblo hacia el Dirigente Kim Jong Il quien dedicó toda su vida por el triunfo de la causa revolucionaria del Juche.

El pueblo coreano vio cumplido por fin su deseo de tener una estatua de bronce del Dirigente.

Con motivo de primer Día de la Estrella Luz, fueron levantadas en la Casa de Creación Mansudae las estatuas de bronce ecuestres del Presidente Kim Il Sung y el Dirigente Kim Jong Il.

Con motivo del 15 de abril, centenario del natalicio del Presidente Kim Il Sung, fueron erigidas en la colina Mansu las estatuas de bronce de esos grandes hombres del monte Paektu.

Hasta el 2 de diciembre, visitaron las estatuas de bronce más de 6 millones 74 mil militares y civiles, más de 2 mil 600 compatriotas residentes en ultramar y más de 26 mil 900 huéspedes extranjeros para rendirles homenaje.

Seguidamente, se levantaron las mismas estatuas en la Academia Militar General Kim Il Sung y el Ministerio de las Fuerzas Armadas Populares mientras en el Ministerio de Seguridad Estatal se erigió una estatua solitaria de Kim Jong Il.

En la ciudad de Kanggye de la provincia de Jagang y otras localidades del país se construyeron también las estatuas.

Viendo la imagen generosa del Dirigente al lado del Presidente, los militares del Ejército Popular y los habitantes se quedan muy emocionados recordándolos con gran añoranza.

En Pyongyang, la provincia de Hamgyong del Norte, la ciudad de Rason, la provincia de Phyong-an del Sur, la de Hwanghae del Sur y otros lugares se levantaron los murales de mosaico con las imágenes de esos Grandes Hombres sonrientes y los monumentos a la inmortalidad “El gran camarada Kim Il Sung y el camarada Kim Jong Il viven siempre en nosotros”.

Fueron establecidos como máxima condecoración nacional la Orden Kim Jong Il y el Premio Kim Jong Il e instituidos además el Premio de Honor Juvenil y el Premio de Honor Infantil que llevan su nombre.

Declaración del presidente del Presidium de la Asamblea Popular Suprema, Kim Yong Nam:

“Declaro el renombramiento del Palacio Memorial Kumsusan, lugar sagrado del Sol donde se conservan los cuerpos del Presidente Kim Il Sung y el Dirigente Kim Jong Il, como Palacio del Sol de Kumsusan.”.

El ejército y pueblo coreanos continuarán luchando por llevar a feliz término la causa revolucionaria del Juche bajo la dirección del Songun del Mariscal Kim Jong Un, enalteciendo eternamente al Presidente y al Dirigente.

KCNA