En la actualidad, los personajes del Occidente declaran por sí mismos el fin del capitalismo, y al contrario, se agranda la tendencia de apreciar nuevamente el marxismo.

    Esto compraba la verdad de la historia de que se arruinará el capitalismo y triunfará sin falta el socialismo.

    Señala el diario Rodong Sinmun en un artículo individual de este martes y continúa:

    Ahora llegan al clímax las contradicciones del sistema capitalista.

    A medida que se promueve la acumulación de capital y se desarrolla la tecnología en las sociedades capitalistas, se concentran los bienes en los monopolistas y se aumenta el número de los empleados mentales subordinados a los capitalistas.

    En la sociedad capitalista en que reina el principio de vida basado en lo todopoderoso de oro, la diferenciación cada día más agravante entre los ricos y los pobres agudiza tanto más el antagonismo y contradicciones clasistas.

    El capitalismo contiene las contradicciones internas inevitables de su destino final.

    La clase capitalista fascistiza los aparatos de dominación reaccionaria e intensifica las maniobras de agresión y guerra para mantener su posición privilegiada que se torna cada día más peligrosa por la crisis política y económica.

    Siempre que se agrava la crisis económica, la clase capitalista y sus representantes, o sea, los políticos occidentales, se esfuerzan desesperadamente por mantener sus regímenes intensificando más la fascistización del sistema de dominio y la realización reaccionaria de la política.

    Los capitalistas difunden en gran medida la ideología y cultura antipopulares y reaccionarias y el corrupto modo de vida burguesa para adormecer la conciencia ideológica independiente de las masas populares, subyugarlas al régimen explotador capitalista y convertirlas en las esclavas de dinero.

    Por tal motivo, las personas se convierten más en ignorantes.

    Se acelera el arruinamiento del régimen capitalista por lo reaccionario de la vida política, la deformación de la vida material y el empobrecimiento de la vida mental y cultural.

    El tiempo comprobará cómo desaparecerá el capitalismo en la escena de la historia.

KCNA