Desde el pasado día 15 al 17, el regimiento de artillería no. 7 de las fuerzas terrestres del Sur de Corea desarrolló en el campo de entrenamiento del distrito de Ryonchon de la provincia de Kyonggi junto con el batallón de artillería de la división no. 2 de las tropas agresoras norteamericanas ocupantes del suelo surcoreano los ejercicios conjuntos para adaptarse al frío intenso.

    El periódico Minju Joson, en un comentario individual del día 20, lo calificó de un alboroto bélico muy aventurero que congela la aspiración de la nación a la reunificación pacífica y lleva a la extremidad la situación.

    Los belicistas surcoreanos describen el presente simulacro como entrenamiento para establecer el sistema de cooperación mutua frente a la “provocación de los enemigos”, revela el rotativo y continúa:

    Pero, los provocadores en la Península Coreana son precisamente ellos mismos.

    Las maniobras de guerra anti-República Popular Democrática de Corea de los belicistas surcoreanos que se libran incesantemente desde el comienzo del Año Nuevo agravan cada día más la tensión de la Península Coreana.

    Lo que no se puede pasar por alto es que el presente simulacro es el primer entrenamiento conjunto entre el ejército títere surcoreano y las tropas norteamericanas en la estación invernal.

    De esta manera, se ha revelado más claramente la malsana intención de la banda traidora de Lee Myung Bak que se desespera por desatar en el último período de su mandato la guerra de agresión contra la RPDC en contubernio con las fuerzas extranjeras.

    La banda traidora intenta apaciguar con su campaña bélica anti-RPDC a la población indignada.

    Pero, la provocación de la guerra anti-RPDC le llevará a la autodestrucción.

KCNA