El Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea hizo pública este miércoles la siguiente declaración:

    En diciembre del año pasado, la RPDC demostró el nivel de sus ciencias y técnicas espaciales y su poderío integral al lanzar con éxito la unidad no. 2 del satélite artificial de la Tierra “Kwangmyongsong-3”. Este hecho es consentido por todo el mundo y reconocido hasta por las fuerzas hostiles, inclusive Estados Unidos.

    En sus desesperados esfuerzos por impedir el avance victorioso de nuestro país, EE.UU. y otras fuerzas hostiles fabricaron por fin el 22 de enero la llamada “resolución” del Consejo de Seguridad de la ONU que viola flagrantemente la sagrada soberanía de la RPDC.

    Esa “resolución”, inventada bajo patrocinio de EE.UU., está penetrada de brutales medidas hostiles para ilegalizar atrevidamente el lanzamiento de satélite artificial por la RPDC con fines pacíficos y para estropear el desarrollo económico y el incremento de fuerzas de defensa nacional de ella.

    Los países, que conocen mejor que nadie que la tecnología de misil balístico es la única manera de lanzar satélite artificial y realizan más que otros los lanzamientos de este tipo, insisten en que la misma labor de la RPDC resulta problemática porque “usa la técnica balística”. Esto es el clímax del engaño a sí mismos y la pauta de doble rasero.

    El grano del problema está en la lógica de bandido de EE.UU., según la cual el país hostilizado no puede ejecutar lanzamiento de satélite artificial con fines pacíficos porque su cohete transportador puede convertirse en misil balístico de largo alcance que constituye una amenaza. El que desempeña el papel de títere de EE.UU. es precisamente el Consejo de Seguridad de la ONU.

    Las “resoluciones”, que se usan como herramientas para cuestionar el lanzamiento de satélite artificial de la RPDC, son productos de tal actuación del Consejo de Seguridad que se suma a ciegas a la política hostil de EE.UU., encaminada a desarmar y derrocar el régimen de la RPDC, violando las leyes internacionales universales.

    Repetir los errores a sabiendas y sin tener el valor ni la responsabilidad para corregirlos es una acción sucia de los cobardes, que engañan a sí mismos y otros, la cual pone en peligro la paz y estabilidad de la Península Coreana y el resto de la región.

    La realidad de hoy evidencia que se debe enfrentarse no con palabras sino con fuerzas a la política hostil de EE.UU. a la RPDC y que es muy justo el camino de la independencia y el Songun, optado por la segunda.

    Frente a la situación dada, el MINREX de la RPDC declara como sigue:

    Primero, Denunciamos y rechazamos rotundamente la injusta conducta del Consejo de Seguridad que pretende violar flagrantemente nuestra soberanía nacional y privarnos del derecho al lanzamiento de satélite artificial con fines pacíficos.

    Al igual que en el pasado, será condenado en el futuro también al fracaso vergonzoso el intento estúpido de las fuerzas hostiles de atentarnos con la sanción y presión.

    El Consejo de Seguridad de la ONU debe pedir disculpas por su crimen de haber violado gravemente la soberanía de un Estado soberano infringiendo las leyes internacionales universales en adhesión a la política hostil a la RPDC de EE.UU., y revocar inmediatamente todas sus “resoluciones” inventadas injustamente.

    Segundo, Seguiremos ejerciendo el derecho independiente y legítimo al lanzamiento de satélite artificial con fines pacíficos según la ley internacional universal sobre el uso pacífico del cosmos.

    Con el espíritu e ímpetu de haber lanzado con éxito la unidad no.2 del satélite artificial de la Tierra “Kwangmyongsong-3”, nuestros científicos y técnicos desarrollarán y lanzarán mucho más satélites de usos prácticos indispensables para la construcción de potencia económica, como los de comunicación, y los cohetes transportadores más potentes.

    No cesará el lanzamiento de nuestros satélites con fines pacíficos para conquistar el cosmos y nuestro país se convertirá en potencia espacial admirada por el mundo.

    Tercero, Dada la evidencia de que no ha cambiado ni un comino la política hostil a la RPDC de EE.UU., sacamos la conclusión final de que es imposible la desnuclearización de la Península Coreana antes de que sea desnuclearizado el mundo.

    Debido a la recrudescente política hostil de EE.UU., se hizo letra muerta la Declaración Conjunta del 19 de Septiembre aprobada en las conversaciones a 6 bandas a base del principio de respeto a la soberanía e igualdad y ha sido condenada al fin la desnuclearización de la Península Coreana.

    En lo adelante tampoco habrá un diálogo que discuta la desnuclearización de la Península Coreana, aunque sí se abran las conversaciones para la paz y la estabilidad de la región, incluso la Península Coreana.

    Cuarto, Tomaremos cualesquier contramedidas físicas para ampliar y fortalecer en lo cualitativo y cuantitativo la fuerza militar de autodefensa, incluso el disuasivo nuclear, frente a la cada día más abierta campaña de sanción y presión de EE.UU.

    Nuestras fuerzas armadas revolucionarias defenderán fidedignamente con el poderío del Songun la seguridad de la patria, la soberanía del país, la paz y estabilidad de la región y están dispuestas a tomar la medida importante para eliminar las causas de provocación de las fuerzas hostiles si continúan sus actos provocadores.

    Ninguna fuerza de este mundo podrá bloquear el avance del pueblo grandioso que brilla por la postura independiente, es fuerte por el Songun y está unido a base de la verdad.

KCNA