La cancillería coreana hizo pública el día 23 una declaración de denuncia a la “resolución” del Consejo de Seguridad de la ONU inventada por la instigación de Estados Unidos, en la cual sacó la conclusión de que será imposible la desnuclearización de la Península Coreana.

De esta manera, fueron anuladas la declaración conjunta del 9 de septiembre acordada en las conversaciones a 6 bandas basada en el principio de respeto a la soberanía y la igualdad y la desnuclearización de la Península Coreana.

Todos los hechos se engendraron debido a la recrudescente política hostil anti-República Popular Democrática de Corea del imperio yanqui.

En la actualidad, los estadounidenses y otras personas del mundo, nacidos después de la guerra, no conocen bien el hecho de que el problema nuclear de la Península Coreana se produjo por la susodicha política.

La política anti-RPDC del imperio se practicó antes de originarse el problema nuclear.

Después del fin de la Segunda Guerra Mundial, EE.UU. dividió a Corea en dos partes y negó llamar correctamente el nombre oficial de la República Popular Democrática de Corea sin establecer las relaciones diplomáticas con ésta aunque lo hizo con la ex Unión Soviética y otros países socialistas de la Europa Oriental diferentes en los ideales y regimenes.

La RPDC ingresó en 1991 en la ONU y estableció las relaciones diplomáticas con otros numerosos países. Sin embargo, el imperio la consideró no como contraparte a coexistir en la misma sociedad internacional sino como objeto de eliminar.

La política hostil anti-RPDC del imperio se ha manifestado en el hecho de que continúa amenazando militarmente a la RPDC manteniendo más de medio siglo el estado armisticio en la Península Coreana.

El acuerdo de armisticio de Corea, acordado en 27 de julio de 1953, fue la medida transitoria para retirar de la península todos los ejércitos extranjeros y asegurar la paz duradera.

Pero, el imperio optó intencionalmente el camino de prolongar el estado de armisticio.

EE.UU. determinó en noviembre de 1953 como meta final sobre Corea mantener el sistema de armisticio hasta que se logre la “unificación proyanqui” y evitar la “transformación comunista” de toda Corea al convertir al Sur de Corea en su “aliado militar”.

Rompió premeditadamente en junio de 1954 la reunión de Ginebra para la solución pacífica del problema de Corea y negó todos los proyectos propuestos por la RPDC tales como concertar el tratado de paz RPDC-EE.UU., la conversación a 4 bandas por estructurar en la Península Coreana el duradero sistema de paz y sustituir el acuerdo de armisticio por las conversaciones de paz.

Introdujo en el territorio surcoreano modernos armamentos incluyendo las armas nucleares, trazó los planes de guerra coreana como “OPLAN-5029” tomando la RPDC como enemigo y despliega durante varios decenios los simulacros conjuntos para su realización.
Restringe el comercio con la RPDC e intensifica la sanción económica bajo el vistoso rótulo de que la RPDC “amenaza” la estabilidad de la región, no coopera con el “esfuerzo antiterrorista” de EE.UU.

Últimamente, inventó hasta la “resolución de sanciones” para aplastar el régimen de la RPDC acusando hasta el lanzamiento de satélite con fines pacíficos.

Perpetró sin vacilación alguna el tiroteo contra la bandera de la RPDC y comete los actos provocativos de manipular el complot para destruir las estatuas de bronce de los grandes hombres sin iguales del monte Paektu.

La realidad muestra que se debe responder a la política hostil anti-RPDC del imperio no con las palabras sino con las fuerzas y que es justo mil veces el camino de independencia y del Songun optado por nosotros.

La RPDC ya se ha convertido en el digno país poseedor de armas nuclear y desapareció para siempre la época en que el imperio nos amenazaba con armas atómicas.

El pueblo coreano llegó a tenerlas porque el imperio, mayor poseedor de armas nuclear en el mundo, se desespera para derrumbar la RPDC.

El disuasivo nuclear independiente de la RPDC es arma omnipotente para prevenir la guerra en la Península Coreana y defender fidedignamente la paz y la estabilidad.

KCNA