El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tuvo lugar la reunión consultiva de los funcionarios de sectores de la seguridad estatal y de las relaciones exteriores sobre la grave situación creada en estos días en la República Popular Democrática de Corea.

El Mariscal Kim Jong Un, Primer Secretario del Partido del Trabajo de Corea, Primer Presidente del Comité de Defensa Nacional de la RPDC y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea, convocó y dirigió la citada reunión para hacer frente a la situación dada.

En la ocasión participaron el jefe de la Dirección Política General del EPC Choe Ryong Hae, el jefe del Estado Mayor General del EPC Hyon Yong Chol, el ministro de Seguridad Estatal Kim Won Hong, los secretarios del CC del PTC Pak To Chun y Kim Yong Il, el subjefe de departamento del CC del PTC Hong Sung Mu y el primer viceministro de Relaciones Exteriores Kim Kye Gwan.

El Mariscal escuchó el informe sobre la situación y las circunstancias creadas de nuevo en la Península Coreana y su contorno.

Se crea la grave situación en esta región debido a las maquinaciones de aplastamiento anti-RPDC sin precedentes por las fuerzas hostiles que han fabricado la brutal y provocativa “resolución de sanción” del Consejo de Seguridad de la ONU cuestionando el lanzamiento exitoso de la unidad no.2 del satélite artificial de la Tierra “Kwangmyongsong-3”, que es el derecho legal del Estado soberano y que han reconocido también los órganos especializados norteamericanos.

Desde abril del año pasado, la RPDC hizo ingentes esfuerzos por probar el carácter pacífico del lanzamiento del satélite asegurando la transparencia de más de la costumbre internacional y optando adredemente el tiempo de lanzamiento cuando la situación sea relativamente tranquila.

Pero, las fuerzas hostiles, que planearon convertir el lanzamiento de nuestro satélite artificial en un motivo de aplastamiento anti-RPDC, negaron obstinadamente el derecho de ésta a lanzarlo.

Las brutales acciones hostiles de EE.UU. y sus fuerzas satélites, que violaron el derecho independiente del Estado soberano, reconocido en el plano internacional, a desarrollar el cosmos, demuestran que llegó al clímax la estrategia de hostilidad anti-RPDC de EE.UU. tendente a enfrentarse hasta el fin con la RPDC, sin abandonar la negación y la hostilidad constitucional a la idea y el régimen optados por el pueblo coreano.

De ahí que se han creado las graves dificultades ante los esfuerzos de la RPDC de concentrar las fuerzas a la construcción económica para hacer que los habitantes no aprieten por más tiempo el cinturón, basándose en el disuasivo independiente de guerra preparado por el Dirigente Kim Jong Il durante toda su vida.

Aunque algunas partes interesadas prestaban la atención a la solución imparcial del problema y a impedir la agravación de la situación, ellas mismas reconocieron que hay limites sus capacidades.

Así, se ha probado otra vez el principio de que la soberanía de la RPDC debe ser defendida sólo con sus fuerzas propias.

Además, se ha esclarecido que antes de realizar la desnuclearización del mundo no habrá la de la Península Coreana.

En la reunión el Mariscal expresó la decisión resuelta de tomar las reales e intensivas medidas importantes estatales frente a la situación creada, como fueron aclaradas ya en las declaraciones del CDN y del MINREX la posición de tomar las fuertes contramedidas físicas por defender la dignidad de la nación y la soberanía del país y presentó a los funcionarios de los sectores correspondientes las tareas concretas.

KCNA