En estos días, Estados Unidos y otras fuerzas enemigas acusan de “provocación” la tercera prueba nuclear subterránea de la República Popular Democrática de Corea.

Para dar a conocer la fuente del problema nuclear de la Península Coreana, la ACNC se encontró con el jefe de sección del Instituto de Ley de la Academia de Ciencias Sociales, Ri Kyong Chol (45 años de edad) y el investigador Jong Hyok (42 años de edad).

    ACNC: Haga el favor de decirme su criterio sobre la prueba nuclear de la RPDC.

Ri: Creo que hay dos causas principalmente. Una de ellas es que la política hostil de EE.UU. a la RPDC ha llegado a la fase insoportable y la otra es que debe enfrentarse sólo con las fuerzas a la arbitrariedad bandidesca de EE.UU.

La presente prueba nuclear subterránea de nuestro país es una medida autodefensiva para enfrentarse a las maniobras hostiles de EE.UU. y sus fuerzas satélites que se desesperan por aislarnos y aplastarnos cuestionando el lanzamiento de satélite reconocido como derecho legítimo de todos los estados en virtud del Tratado Internacional sobre el Cosmos.

Al abusar del Consejo de Seguridad de la ONU en sus maniobras de aplastar a la RPDC, EE.UU. creó una aguda fase conflictiva nunca vista en la Península Coreana.

La “resolución de sanción” de la ONU no tiene ningún argumento basado en la ley internacional.

Sólo existe la hostilidad y negación a un país que tiene la idea y el régimen diferentes a los del imperio y la brutalidad y arbitrariedad, según las cuales el país pequeño debe obedecer al grande.

Si lo reconocemos, no podremos lanzar en el futuro el satélite que otros hacen ni defender el derecho a usar el espacio ni a vivir.

Ya pasó el tiempo de hablar con EE.UU.

El imperio amenaza extremadamente la seguridad de nuestro Estado diciendo otra vez del ataque preventivo con armas nucleares con motivo del lanzamiento de satélite menospreciando la soberanía de nuestro país, lo que nos obligó a tomar la poderosa contramedida física.

Según la ley internacional, un Estado puede tomar la medida autodefensiva necesaria a defender el interés máximo de sí mismo, razón por la cual realizamos dignamente la prueba nuclear.

    ACNC: También, por causa de EE.UU. llegamos a poseer las armas nucleares, ¿No es así?

Jong: Desde cuando EE.UU. monopolizó el núcleo, nos amenazaba incesantemente con las armas nucleares.

Tras violar el Acuerdo de Armisticio de Corea de prohibir la introducción de todas las armas modernas inclusive el arma nuclear desde el exterior de la Península Coreana, introdujo al Sur de Corea hace más de un medio siglo el misil nuclear “Honest John” y ubicó de modo escalonado numerosas armas nucleares en el territorio surcoreano y su contorno.

Nos calificó de “eje de males” y tomó el ataque preventivo nuclear como una política. Con los incesantes ejercicios de ataque preventivo nuclear entre otros “Key Resolve” y “Foal Eagle”, agrandó la amenaza nuclear contra nosotros, lo que nos obligó a tener el arma nuclear porque estamos en estado de guerra con el imperio.

Nuestro disuasivo nuclear sirve de una espada omnipotente para defender la soberanía y la dignidad del país y la nación y preservar la paz y la estabilidad de la Península Coreana y el resto del mundo.

    ACNC: A través del éxito de la tercera prueba nuclear, el país mostró el poderío inagotable del disuasivo nuclear. ¿No es así?

Ri: Sí. Esta vez, tomamos la primera contramedida sobredura frente a la imprudente provocación de los yanquis.

Las organizaciones internacionales y especialistas de varios países analizaron y evaluaron la presente prueba nuclear como ” máxima envergadura de explosión” y “casi 10 veces más que la fuerza de la primera explosión y 2 veces que la segunda”. Esto prueba imparcialmente la exactitud de la información de la ACNC, según la cual a diferencia de las pruebas anteriores, la presente se realizó en alto nivel y de manera segura y perfecta usando la bomba atómica pequeña y ligera, pero con alto poder explosivo.

La presente prueba es un castigo a la hostilidad de EE.UU. que intenta impedir el desarrollo pacífico de la RPDC y, al mismo tiempo, una fuerte advertencia a las fuerzas enemigas enloquecida en la confrontación anti-RPDC.

Nuestro país ya declaró claramente la posición de tomar las contramedidas más fuertes mientras EE.UU. siga las maniobras de hostilidad contra nuestro país.

El tiempo probará que la victoria en la confrontación total con EE.UU. está al lado del ejército y el pueblo de Corea que se han levantado en la justa causa.

KCNA