El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tuvo lugar el día 28 en el Coliseo Deportivo Jong Ju Yong de Ryugyong el juego entre los equipos mixtos integrados por los jugadores de Harlem Globetrotters de Estados Unidos, quienes están de visita en Corea con el ex jugador de NBA, Dennis Rodman, y los del Equipo de Baloncesto Hwaebul de la Universidad de Cultura Física de Corea.

El coliseo se llenó de los aficionados al deporte y los capitalinos de distintos sectores que llegaron al lugar mostrándose muy interesados en el juego.

Entre los espectadores figuraban los representantes diplomáticos, los de organizaciones internacionales y los miembros del Cuerpo de Agregados Militares, acreditados en Corea, y otros huéspedes extranjeros y sus familiares.

El Mariscal Kim Jong Un salió con su esposa Ri Sol Ju para presenciar el juego.

Entonces, estallaron las aclamaciones de “¡Vivas!” y los fuertes aplausos de los jugadores y espectadores emocionados por tener al Mariscal.

Dennis Rodman subió a la tribuna y saludó al Mariscal.

El Mariscal le recibió con mucho gusto y le invitó al asiento a su lado.

Tomaron asiento en la tribuna también Brett Dennis Meister y Jeffrey Raymond Munn.

Los jugadores estadounidenses realizaron una demostración despertando la atención de los espectadores.

Sus habilidades fueron premiadas con estruendosa ovación.

En medio del creciente deseo de presenciar el juego, comenzó el partido mixto entre el equipo rojo y el blanco.

En el primer y segundo tiempos, los jugadores del equipo rojo vencieron a sus rivales con un marcador de 60:47 con el tiro a larga distancia, dank y canasta con el rebote, etc.

Cada vez que los jugadores mostraban movimientos diestros, los hinchas apoyaron apasionadamente a los jugadores.

En los ratos de descanso, la banda femenina de instrumentos de viento interpretó melodías animadas dando formaciones elegantes.

El baile nacional de las artistas y la demostración de Taekwon-do llevaron al clímax el jolgorio.

Los jugadores coreanos de ambos equipos realizaron bien el juego cooperando bien con los norteamericanos pertenecientes a sus respectivos equipos.

En particular, las jugadas espectaculares de los visitantes dejaron profunda impresión en los espectadores.

Mediante la defensa de hombre a hombre y el contraataque rápido, el equipo blanco recuperó los puntos perdidos y lograron terminar el juego empatado por 110:110.

Kim Jong Un envió aplausos a los jugadores de ambos equipos que mostraron una magnífica competencia.

Dennis Rodman accedió emotivo al micrófono y expresó agradecimiento al Mariscal diciendo que se siente muy satisfecho y privilegiado por su inolvidable visita a Pyongyang.

Estoy muy contento por estar aquí junto con los pyongyaneses, dijo.

Es verdad que no son buenas las relaciones entre EE.UU. y Corea, pero el pueblo coreano es mi amigo, en particular, considero al Mariscal como íntimo amigo.

La comitiva de Rodman regaló al Mariscal el uniforme de Harlem Globetrotters.

Por la noche del mismo día, Kim Jong Un fue invitado a la cena preparada por el Comité Olímpico de la RPDC en honor de los visitantes norteamericanos.

El Mariscal sostuvo cordiales conversaciones con los visitantes.

Dijo sentirse complacido por que Rodman y sus acompañantes hayan visitado a Pyongyang dando a los jóvenes y niños coreanos aficionados al baloncesto una oportunidad de disfrutar un juego excelente.

Expuso la esperanza de que se active el intercambio deportivo de este tipo para fomentar el entendimiento entre los pueblos de ambos países.

Volvió a dar bienvenida a los visitantes deseando que a través de esta visita, ellos refuercen la amistad con el pueblo coreano, en particular, con los aficionados al baloncesto.

Rodman dijo que tuvo el máximo honor de ser el primer estadounidense recibido por el Mariscal y su esposa.

Deseó que prosiga el intercambio deportivo entre los dos países.

Expresando otra vez sincero agradecimiento por el buen tratamiento, formuló votos por la buena salud del Mariscal.

La cena transcurrió en un ambiente amistoso.

KCNA