La reunión del Consejo Presidencial de la Federación Sindical Mundial, realizada en Lima, Perú, denunció la política hostil contra la República Popular Democrática de Corea de Estados Unidos y manifestó entero apoyo a la justa causa del pueblo coreano.

    La resolución de solidaridad sobre el problema coreano, aprobada el día 8, señala que este año se cumple el 60º aniversario de la firma del Acuerdo de Armisticio de Corea.

    Aunque pasó mucho tiempo desde cuando se pararon las detonaciones de guerra en la Península Coreana, Estados Unidos mantiene sus tropas agresoras en el suelo surcoreano intensificando las anacrónicas maniobras hostiles contra la RPDC y llevando la situación al borde de la guerra, subraya.

    Recuerda que el 22 de enero del año en curso EE.UU. fabricó la “resolución de sanción” anti-RPDC a instigación del Consejo de Seguridad de la ONU cuestionando el lanzamiento exitoso del satélite con fines pacíficos realizado el año pasado como “disparo de misil balístico de largo alcance”.

    EE.UU., mayor lanzador de satélite, conoce bien que para lanzar un satélite hay que utilizar la tecnología de misil balístico, pero cuestiona el lanzamiento de satélite de la RPDC, lo cual es el clímax de la pauta de doble rasero, critica.

    Continúa que EE.UU. explotó la cólera del pueblo coreano que considera como su vida la soberanía del país y la dignidad de la nación.

    La RPDC respondió el pasado día 12 de febrero a la hostilidad de EE.UU. con la tercera prueba nuclear subterránea, asevera y agrega que esto es el castigo merecido al imperio que durante varios decenios tiene las armas nucleares en el Sur de Corea, generó el problema nuclear de la Península Coreana y amenaza al pueblo coreano.

    Demanda fuertemente a EE.UU. parar los ejercicios bélicos y el aumento armamentista en la Península Coreana, sustituir el acuerdo de armisticio por el convenio de paz y retirar sin demorar sus tropas del suelo surcoreano.

    Insiste en que el remedio para acabar con la división y preservar la paz y la seguridad en la Península Coreana es ejecutar con sinceridad la Declaración Conjunta del 15 de Junio y la Declaración del 4 de Octubre con las fuerzas unidas de la nación coreana sin la injerencia de las fuerzas extranjeras y lograr la reunificación independiente, la paz y la prosperidad.

    Teniendo en consideración que la política de Songun de la RPDC es el modo político más confiable para defender la soberanía nacional y la paz y seguridad de la Península Coreana y el resto del Nordeste Asiático y el mundo, manifiesta entero apoyo y solidaridad con la lucha del pueblo coreano por construir una potencia económica, mejorar las condiciones de vida del pueblo y lograr la reunificación independiente del país.

KCNA