La página Web de Internet de China Prensa no.4 insertó el día 17 un articulo denunciando las maniobras provocativas de nueva guerra de Estados Unidos en la Península Coreana con el título “¿Por qué la República Popular Democrática de Corea invalidó el Acuerdo de Armisticio y quién desea la guerra?

    La RPDC decidió invalidar el Acuerdo de Armisticio firmado en 1953, lo cual muestra bien su voluntad de defenderse desde recrudescentes presiones militares y económicas de EE.UU. y el Sur de Corea, comienza el artículo y continúa:

    En el mundo no hay los países menos la RPDC que recibieron durante el tiempo tan largo la “sanción” comercial, financiera y otras especies.

    A instigación de EE.UU., el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó varias veces la “resolución” para que la RPDC no ejerciera los derechos al desarrollo de misiles, el lanzamiento del satélite y la transferencia de tecnología nuclear que otros países hacen libremente.

    EE.UU. y el Sur de Corea bloquean durante decenas de años a la RPDC y le presionan militarmente con los incesantes ejercicios de guerra.

    Debido a los ejercicios militares que se libran bajo el rótulo de la “defensa” la RPDC está permanentemente en el estado de guerra.

    La causa de la congelación del Acuerdo de Armisticio de Corea es bajo lo siguiente:

    Primero, el Acuerdo de Armisticio fue la medida transitoria para garantizar la paz duradera en el Península Coreana.

    La RPDC demandó repetidamente a EE.UU. firmar el convenio de paz, pero el imperio insistió en que no puede firmar el tratado o el convenio de no agresión.

    Segundo, según el Acuerdo de Armisticio todos los ejércitos extranjeros debían retirarse de esta Península. El ejército chino ya se retiró, pero, el ejército norteamericano sigue permaneciendo hasta la fecha en el territorio surcoreano y el ejército surcoreano está bajo el control del imperio.

    Tercero, el Acuerdo de Armisticio prohíbe introducir en la Península Coreana los efectivos militares y armamentos.

    No obstante, EE.UU. introdujo en la tierra surcoreana las armas nucleares en contrapelo de citado Acuerdo y aumenta de continuo las fuerzas militares para los ejercicios de guerra.

    La guerra coreana fue impuesta por EE.UU. y sus satélites.

    Si el ejército norteamericano no hubiera permanecido en el territorio surcoreano Corea ya se habría reunificado.

    El propósito de EE.UU. es perturbar el interior y doblegar a la RPDC devastando la economía de ésta que se esfuerza por el bienestar del pueblo y el desarrollo del país.

KCNA