En estos días, altas autoridades norteamericanas dicen que “su país no puede reconocer la posesión de armas nucleares del Norte de Corea” ni “habrá la recompensa”.

Es muy ridículo que los políticos de alto rango de la “única superpotencia” digan esas palabras carentes de razón.

Ridiculiza el periódico Minju Joson en un comentario individual de este sábado y continúa:

Estados Unidos piensa absurdamente que la República Popular Democrática de Corea se dispuso de armas nucleares para el regateo político con fines de beneficios económicos.

El disuasivo nuclear de autodefensa de la RPDC, preparado durante varios decenios sufriendo la escasez económica y enormes dificultades de toda índole, es el medio de justicia e independencia para frustrar el intento de aplastar a la RPDC de las fuerzas hostiles, defender la dignidad y soberanía nacionales y acabar con la injusticia en este mundo.

Ya que con EE.UU. no se entiende con palabras razonables, la RPDC no tiene necesidad de dialogar con el primero.

Los militares y civiles coreanos tienen la firme decisión de terminar con el fusil del Songun el enfrentamiento con EE.UU. que perdura varios decenios.

 

KCNA