Los gángsteres de la capa militar surcoreana tienen trazado el plan de asestar el ataque a precisión de misiles contra las estatuas de bronce de los Generalísimos en Pyongyang y otras grandes ciudades de la República Popular Democrática de Corea, reportó el rotativo surcoreano Chosun Ilbo.

    El periódico Minju Joson, en un comentario individual del día 31, lo calificó de una provocación intencional al ejército y pueblo de la República Popular Democrática de Corea, y continuó:

    No son nuevas las provocaciones de la banda de los traidores surcoreanos a la máxima dignidad de la RPDC.

    No se cambia la situación aun después de la sustitución del “poder” en el Sur de Corea.

    Chongwadae tolera y ampara a los gángsteres de la capa militar que elaboran hasta el plan operacional para dañar la máxima dignidad de la RPDC. He aquí la gravedad del caso.

    El hecho evidencia fehacientemente que el nuevo “poder” surcoreano persigue la confrontación fratricida al igual que su antecedente Lee Myung Bak.

    Lo que no se puede pasar por alto es que los actos provocativos de los gángsteres militares surcoreanos se coinciden con la campaña de guerra nuclear contra la RPDC de EE.UU. en etapa crucial.

    Ya hemos advertido con solemnidad que los que se atreven a dañar la máxima dignidad de la RPDC no podrán estar sanos y salvos ni evadir el castigo despiadado de nuestro ejército y pueblo, aunque estén en cualquier rincón de nuestro planeta.

    Esta advertencia no es una palabra vana.

    Ahora el ejército y pueblo de la RPDC están esperando el momento de la batalla final con la férrea voluntad de aniquilar completamente los nidos de complots conflictivos incluso Chongwadae, bastión de todos males.

KCNA