En la reunión de la Comisión del Desarme de la ONU, celebrada el día primero, el delegado de la República Popular Democrática de Corea aclaró la posición de su gobierno sobre el desarme nuclear.

    Dijo que es una sofistería el rumor de la “amenaza y provocación del Norte de Corea” que Estados Unidos difunde persistentemente con respecto a la situación de la Península Coreana y reveló que la amenaza y provocación no provienen de la RPDC, sino de EE.UU.

    Las contramedidas militares de la RPDC son las justas para hacer frente a la provocación de guerra del imperio, destacó.

    Insistió en que la crítica situación creada hoy en día en la Península Coreana se debe a la política de hostilidad a la RPDC de EE.UU. que negó el derecho legítimo al lanzamiento del satélite de un Estado soberano y llevó la situación de la Península Coreana al borde de la guerra total.

    EE.UU. persigue la meta de lograr el desarme nuclear de la RPDC y derrocarla de todos modos, aseveró.

    Dado que EE.UU., mayor poseedor de armas nucleares del mundo, ejerce permanentemente la amenaza nuclear sobre la RPDC, ésta se ve obligada a consolidar en lo cualitativo y cuantitativo las fuerzas armadas nucleares, señaló.

    Las fuerzas armadas nucleares de la RPDC devienen la vida de la nación y patrimonio nacional de la Corea reunificada nunca renunciable mientras que existan en nuestro planeta los imperialistas y la amenaza nuclear, apuntó.

    Ratificó que ya se ha fijado por la ley la posesión de las armas nucleares de la RPDC y el Ejército Popular de Corea mantendrá y perfeccionará siempre la disposición de combate con las armas nucleares.

    La RPDC, siendo responsable país poseedor de armas nucleares, hará ingentes esfuerzos por la no proliferación nuclear, la defensa de la paz y seguridad de Asia y el resto del mundo y la desnuclearización del mundo entero, concluyó.

KCNA