El secretario del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea, Kim Yang Gon, publicó este lunes una declaración que sigue:

    Hoy día, la Península Coreana vive las circunstancias de guerra debido a las brutales hostilidades y la campaña de guerra nuclear de Estados Unidos y las autoridades surcoreanas contra la República Popular Democrática de Corea.

    En particular, insatisfechas de haber agravado la tensión militar en complicidad de EE.UU., las fuerzas conservadoras del Sur de Corea hacen todo lo posible para convertir hasta la Zona Industrial de Kaesong (ZIK) en un escenario de enfrentamiento y buscar el pretexto de provocación de la guerra de agresión al Norte de Corea.

    A pesar de nuestras reiteradas advertencias, los fanáticos de enfrentamiento del Sur de Corea siguen pronunciando disparates intolerables, que manchan la dignidad de la RPDC, tales como la “fuente de ingreso”, “caso de retención” y “rehenes”.

    Para colmo, el ministro de Defensa Nacional surcoreano, Kim Kwan Jin, expuso hasta su siniestra intención de introducir la unidad de comandos norteamericanos en la ZIK bajo el rótulo de la llamada operación de “rescate de rehenes”.

    Esto demuestra que los belicistas surcoreanos enloquecidos por la guerra intentan convertir la ZIK en el foco de la guerra de agresión al Norte de Corea.

    La ZIK se ha construido como símbolo de reconciliación, cooperación y reunificación gracias a que la RPDC concedió prerrogativas a la parte del Grupo Hyundai del Sur de Corea apreciando el propósito patriótico pro-reunificación de su presidente honorario Jong Ju Yong.

    La RPDC concedió a las empresas surcoreanas una extensa y delicada zona a lo largo de la línea de demarcación militar donde se enfrentan agudamente las fuerzas armadas de ambas partes coreanas.

    Eso fue una decisión valiente basada en el ilimitado amor por la nación y en la fraternidad y una expresión de la firme voluntad de lograr la reunificación independiente, la paz y la prosperidad según el espíritu de “Entre nosotros, los connacionales”, refrendado en la histórica Declaración Conjunta Norte-Sur del 15 de Junio.

    Aun durante el mandato del traidor Lee Myung Bak, fanático de confrontación fratricida que rompió todas las relaciones íntercoreanas, la ZIK sobrevivió gracias al deseo y la voluntad sobre la reunificación de todos los coreanos del Norte y el Sur y no se ha parado la operación de ella en busca de la prosperidad común.

    Pero, la ZIK atraviesa hoy día una seria crisis.

    No se puede tolerar por más tiempo que esa zona, criatura de la época del 15 de Junio, se convierta en un escenario de enfrentamiento fratricida y provocación militar apartándose de su carácter y misión original, por culpa de los connotados elementos conflictivos como Kim Kwan Jin.

    Las fuerzas conservadoras surcoreanas dicen que la RPDC no podrá romper nunca la ZIK, hablando como si ella fuera beneficiaria de esa zona. Pero, nuestra parte no gana casi nada en sentido económico en esa zona y la parte Sur es la que realmente se beneficia mucho.

    En particular, hicimos la enorme concesión de ceder ese lugar estratégico desde el punto de vista militar.

    Es una tragedia que la ZIK, que debe contribuir a la reconciliación, la unidad, la paz y la reunificación de la nación, se malempleara como campo de confrontación fratricida y provocación de la guerra de agresión al Norte de Corea, y será mejor que no exista una ZIK como ésa.

    Dado que las autoridades surcoreanas pagan con enemistad la magnanimidad y fraternidad de nuestra parte, nos vemos obligados a tomar una decisión importante al respecto.

    En relación con que la ZIK se halla en crisis, declaro, bajo la autorización, la siguiente medida importante:

    1. Retiramos a todos nuestros empleados que trabajaban en la ZIK.

    2. Suspendemos temporalmente la operación de la ZIK y revisaremos el problema de su existencia, ya que las autoridades y los belicistas del círculo militar del Sur de Corea tratan de convertir la zona en el punto candente de confrontación fratricida y provocación de la guerra de agresión al Norte manchando la dignidad de la RPDC y revisaremos su existencia o cierre.

    La Dirección Central de Desarrollo de las Zonas Especiales estará a cargo de las gestiones relacionadas con la medida importante como la retirada de nuestros empleados y el paro temporal de la operación de la ZIK.

    La posterior evolución de la situación depende enteramente de la actitud de las autoridades surcoreanas.

KCNA