Hace unos días, un extraño grupo internacional de hackers atacó las páginas web de Internet de la República Popular Democrática de Corea, ocasión en la cual insertó unos artículos de calumnia a la dignidad de la RPDC y robó y publicó la lista de usuarios. Lo anormal es que la banda de títeres del Sur de Corea arma otro alboroto de la “purga de las fuerzas pro-Norte” cuestionando la lista de los usuarios publicada ilegalmente.

    Esto es una farsa intencional y planeada por los conspiradores que tratan de desviar la opinión pública de los habitantes surcoreanos y liberarse de su aprieto miserable creado por la ofensiva superintransigente de la RPDC, haciendo resaltar la “gravedad de la crisis de seguridad por parte de las fuerzas pro-Norte”.

    Así revelan los periódicos capitalinos en sus comentarios individuales divulgados este jueves.

    El diario Rodong Sinmun subraya:

    Los títeres necesitaban un incidente sensacional para escaparse de la crisis sin precedente, razón por la cual movilizaron en la campaña anti-RPDC a un grupo internacional de hackers.

    La locura fascista de los títeres, siendo una “caza de bruja” de versión moderna para sembrar en toda la sociedad el clima de confrontación fratricida, parte de una intención criminal de revitalizar la época de dictadura de “Yusin”.

    Las campañas cada día más feroces de la banda surcoreana por reprimir a las fuerzas progresistas ponen al desnudo su naturaleza antinacional, anti-pacífico y fascista. Cuanto más recurra la banda conservadora a la “purga de las fuerzas pro-Norte”, tanto más despertará la conciencia de los habitantes surcoreanos y provocará una resistencia masiva contra la dictadura fascista.

    Por más que maniobren las fuerzas hostiles del interior y exterior, no podrán detener el avance de la RPDC por la senda de justicia y patriótica.

    Minju Joson asevera que es intolerable tal campaña anti-RPDC de las autoridades surcoreanas y declara que los conspiradores pagarán muy caro por el respecto.

KCNA