El diario Rodong Sinmun insertó la víspera el comentario político intitulado “Armas nucleares y paz”.

    El comentario explica por qué la República Popular Democrática de Corea se vio obligada a equiparse con armas nucleares apretando los cinturones a riesgo de la guerra y la muerte:

    Para conocer su inevitabilidad hay que saber sobre el mundo de hoy y la verdadera intención del imperialismo yanqui que está ocupando todo el mundo con sus garras temibles bajo el vistoso rótulo de la civilización espléndida.

    Hay algo más despótico y abierto a pesar de predicaciones y publicidades sobre la libertad, la igualdad, el crecimiento y la civilización, la Carta de la ONU de 111 artículos en 19 capítulos y numerosos tratados, las ciencias de toda clase, los discursos y reportes de prensa cada día más acalorados.

    Esto es la teoría, el orden y la gobernación basados en las fuerzas del imperialismo yanqui.

    EE.UU. es el que controla a su antojo a este globo terráqueo y detrás de su codicia e inagotable fuerza están los monopolios incluyendo los familiares de Rockfeller.

    El imperio yanqui provocó la guerra para saquear más los recursos y mantener su dominación en Irak, Afganistán, Libia y el Medio Oriente y no vacila en manipular conflictos y cometer hasta el asesinato y el terrorismo.

    La paz es la cara de mentiras del imperialismo y éste se arruina si es igual el mundo. La guerra y el saqueo son el oxígeno y provisiones para la existencia del monstruoso imperialismo y sirven de su fuerza motriz.

    La justicia sin las fuerzas es igual que enjugarse las lágrimas con sus puños vacíos. La paz de un débil significa la mendicación. Que no hable de amar la paz antes de tener su propia fuerza.

    El trueno nuclear de la RPDC resonado a todo el mundo en la primavera de 2013 fue la respuesta de la historia sobre ello y constituye un evento que anunció a la humanidad la llegada de nueva era.

    Durante la pasada guerra coreana (1950-1953), el imperio yanqui declaró el uso de bombas atómicas contra la RPDC. MacArthur disparateó que “formaría en la zona norte de Corea un corredor de sustancias radiactivas desde el mar este hasta el oeste y que en dicha zona no podrán renacer los seres vivos durante 60 años, ojalá 120 años”.

    Como resultado, surgieron las columnas de “evacuados por temor de bombas atómicas” desde el Norte hacia el Sur. Con el único deseo de dar la continuidad a la generación de las familias, los familiares que no se podían ir juntos mandaron hacia el Sur de Corea sus esposos o sus hijos. Así se formaron los familiares separados cuyo número llega a unos millones. Ellos viven separados hasta hoy en día en el Norte, el Sur y en ultramar.

    En el torbellino de las incesantes guerras, el pueblo coreano nunca ha llevado a sus anchas una vida pacífica. Con la operación “Focus Retina” de 1969, los yanquis desarrollaron anualmente durante más de 40 años los entrenamientos militares de diferentes títulos. En el siglo contemporáneo, definió la RPDC como “eje de males”, la incluyó en la lista de los blancos de ataque preventivo nuclear y le impuso las amenazas y las ofensivas de aplastamiento de toda índole.

    El problema de “DDHH” y el cambio de régimen seguido del presente alboroto nuclear… Así EE.UU. persigue su intención de mantener para siempre la hegemonía sobre el Nordeste Asiático generando de continuo los problemas.

    Hoy vivimos en el dilema de dignidad o sumisión, la subsistencia o el arruinamiento.

    Responda, conciencia del mundo.

    ¿Quién había reflexionado cuán amargo fue el dolor de una nación que debía quedarse como víctima de bandidesco despotismo y la estrategia de dominación por ser diferente el ideal y el régimen y por no ser el aliado o el satélite de EE.UU.?

    Ha llegado al cielo el rencor de los coreanos diligentes, inteligentes, civilizados con abundantes recursos, que durante casi 70 años se vieron obligados a sufrir generación tras generación las pruebas perdiendo oportunidades de desarrollo y la prosperidad.

    Por eso, el pueblo coreano tomó las armas nucleares de castigo y represalia capaces de frustrar con la fuerza la opresión de fuerza y sustituir el orden imperialista por el orden del pueblo independiente.

    A través de las pruebas nucleares de tres veces o sea el 9 de octubre de 2006, el 25 de mayo de 2009 y el 12 de febrero de 2013, la RPDC se ha convertido en un país con armas nucleares.

    Fue una cosa infortunada para la humanidad el que el imperialismo tomó primero en sus manos las bombas atómicas y que EE.UU. apareció como rey nuclear.

    Las armas nucleares fueron el pronombre de la guerra y el pavor por ser el imperialismo norteamericano su primer poseedor y el monopolio de las potencias durante largo tiempo. Para protestar a esta historia desigual y llena de crímenes, la RPDC tomó por fin en sus manos las armas nucleares. (El texto continuará en el próximo número).

KCNA