El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con motivo del Primero de Mayo, fiesta internacional de los trabajadores, el Mariscal Kim Jong Un, Primer Secretario del Partido del Trabajo de Corea, Primer Presidente del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea, visitó el Ministerio de Seguridad del Pueblo y felicitó a sus miembros, los oficiales y soldados del Ejército de Seguridad Interior del Pueblo de Corea.

Le acompañaron Choe Ryong Hae y Jang Song Thaek.

El Mariscal tomó fotos de recuerdo junto con los miembros del MINSEP y los oficiales y soldados del ESIPC.

Junto con los acompañantes, el Mariscal rindió homenaje a los Generalísimos Kim Il Sung y Kim Jong Il ante sus estatus de bronce levantadas en el MINSEP.

El Mariscal señaló que la construcción de estatuas de bronce de los Generalísimos en el MINSEP es la expresión de la invariable voluntad de todos los miembros del MINSEP, los oficiales y soldados del ESIPC de defender con firmeza el régimen socialista, herencia valiosa de los Generalísimos, enalteciendo para siempre a estos grandes hombres del monte Paektu.

Destacó que los miembros del MINSEP y los oficiales y soldados del ESIPC deben enaltecer para siempre como el Sol del Juche a los grandes Generalísimos con la sincera conciencia revolucionaria y la obligación moral y defender y glorificar sus imperecederas hazañas revolucionarias.

Dio valiosas instrucciones para consolidar por todos los medios la combatividad del MINSEP y el ESIPC.

El MINSEP y el ESIPC asumen la misión importante en defender el régimen socialista, recalcó y prosiguió que los integrantes del Ministerio y los uniformados del ESIPC deben estar conscientes de sus honrosas misiones combativas.

Debemos preparar bien los órganos de seguridad del pueblo y el ESIPC como destacamento de defensa política del partido, el punto de sostén de la defensa del socialismo, el cuerpo de ataque despiadado y fidedignos defensores de la vida y bienes del pueblo, acotó.

Ahora, los enemigos temen más que nada nuestra unidad monolítica en torno al partido, razón por la cual se valen de las astutas maniobras de toda índole para descomponer y derrocar nuestro interior, aseveró y continuó:

Hay que elevar más la intensidad de lucha para frustrar las maquinaciones de los enemigos puesto que éstos se desesperan para obstaculizar la sincera alma y aspiración de nuestro pueblo que sigue al partido depositándole su confianza y separar el partido de las masas populares.

Hay que defender a ultranza al partido, el régimen y el pueblo, dar el golpe rotundo a las maquinaciones de los enemigos para la penetración ideo-cultural y sus artimañas psicológicas y aniquilar despiadadamente a los malignos elementos hostiles que sueñan con una ilusión vana.

Hay que estar totalmente dispuestos para arrasar al imperio yanqui y la banda traidora títere que se enfrascan a aplastar la RPDC y cumplir con sus misiones y deberes asumidos en la sagrada lucha por garantizar firmemente con los fusiles y leyes la línea del PTC de desarrollar paralelamente la construcción económica y la de fuerzas armadas nucleares.

Nuestra patria socialista del Juche será siempre victoriosa porque el EPC y el ESIPC, dos fuerzas armadas del PTC, defienden firmemente la seguridad del país y el pueblo.

Este día, el Mariscal inspeccionó la unidad 2219 del ESIPC.

Convencido que los militares de la unidad defenderán inexpugnablemente el régimen socialista, les dio los gemelos y el fusil automático y tomó foto junto con ellos.

Tras recorrer la sala de lección de la Universidad Política O Jung Hup, pasó revista al comedor, cuartel, sala de educación y el baño.

Evaluó que la unidad acondicionó limpiamente el baño con sauna y expuso su satisfacción diciendo que es buena la condición del dormitorio.

En la sala de educación, señaló que hay que formar a los militares como los fuertes en la idea y la convicción al intensificar la labor de educación político-ideológica.

Seguidamente, el Mariscal dirigió el entrenamiento de los uniformados de la unidad.

Viendo el entrenamiento de los soldados, el Mariscal evaluó altamente el éxito de sus entrenamientos y presentó las tareas que se presentan en intensificar firmemente la combatividad de la unidad.

Manifestó su expectativa de que los oficiales y soldados del ESIPC sean como de siempre el escudo de acero y la fiera en la defensa a ultranza al partido, el régimen y el pueblo frustrando tajantemente los actos de aplastamiento anti-RPDC de los enemigos poniendo de pleno manifiesto la voluntad de vida o muerte y la valentía sin par.

KCNA