Recientemente, el “Partido Saenuri” del Sur de Corea inventó el proyecto de la institución de la “ley sobre la disolución de las entidades criminales” apuntando a las entidades del movimiento por la reunificación inclusive la dirección sureña de la Alianza Pannacional por la Reunificación de la Patria (APRP) y la Solidaridad por la Ejecución de la Declaración Conjunta Sur-Norte, que luchan por la reconciliación y la reunificación de la nación, la independencia y la democratización de la sociedad surcoreana apoyando la Declaración Conjunta del 15 de Junio y la Declaración del 4 de Octubre.

    En el caso de aprobarse este proyecto en la Asamblea Nacional, los títeres tendrían el aparato legal para disolver a fuerzas las entidades del movimiento por la reunificación consideradas como púa enclavada en el ojo.

    Así señala el diario Rodong Sinmun en un comentario individual difundido este sábado y continúa:

    Esta vez, el “Partido Saenuri” puso al desnudo la atroz ambición conflictiva de las actuales fuerzas gobernantes títeres y su naturaleza fascista.

    La insistencia y las actividades de las entidades del movimiento por la reunificación del Sur de Corea reflejan la aspiración de los connacionales a la reunificación, razón por la cual son muy justas y no hay el motivo a ser criminalizadas.

    Sin embargo, las actuales fuerzas gobernantes las reprimieron persistentemente calificándolas de “fuerzas pro-Norte” y ahora actúan con frenesí por disolverlas a fuerzas inventando la infame ley fascista sin precedente.

    El colectivo criminal a ser cuestionado y eliminado en el suelo surcoreano son el “Partido Saenuri”, organización conflictiva anti-reunificación, y las entidades conservadoras ultraderechistas.

    La banda de los conservadores títeres debe actuar con prudencia teniendo presente que cuanto más recurra a la confrontación anti-RPDC y las maniobras de eliminación del movimiento por la reunificación negando la aspiración de los habitantes a la independencia, la paz y la reunificación y su demanda, tanto más cavaría por sí misma la tumba de ruina.

KCNA