Se alcanzan difícilmente algunos resultados positivos en las relaciones entre ambas partes coreanas.

    En la reciente 2ª reunión del Comité Conjunto Norte-Sur de la Zona Industrial de Kaesong, ambas partes acordaron que las empresas en la ZIK reinicien su trabajo después de la operación de prueba. En tanto, se promueven diversas actividades como el encuentro de familiares y parientes separados.

    Esos acuerdos inspiran esperanza a toda la nación y la humanidad progresista que desean acabar con la división nacional y traer la paz duradera de la Península Coreana.

    En particular, se alzan cada día más las voces de simpatía y apoyo a la República Popular Democrática de Corea que mantiene invariablemente la voluntad de paz y diálogo con alta vigilancia y máxima paciencia frente a los actos hostiles destinados a generar otra vez las tensiones en la Península Coreana.

    Como se ve, la paz y la reunificación pacífica de la Península Coreana son la invariable posición de la RPDC.

    La homogénea nación coreana vive más de medio siglo dividida en dos partes con diferentes ideologías y regímenes debido a las fuerzas extranjeras, pero esto no puede ser motivo de confrontación.

    La nación coreana tiene la firme convicción y voluntad de resolver el problema de paz y reunificación de la Península Coreana y los proyectos prácticos aprobados en conjunto.

    La RPDC se mantiene en su opinión de reunificar la patria por vía pacífica, o sea, mediante el diálogo y negociaciones sin usar fuerzas armadas o recurrir a la guerra.

    Para ese fin, durante largo tiempo después de la división nacional, el gobierno de la RPDC vino haciendo constantes y pacientes esfuerzos por la reconciliación y unidad nacionales, la paz y reunificación pacífica.

    En particular, en el tiempo posbélico, aclaró la posición de principios de preparar el ambiente favorable a la paz duradera y la reunificación pacífica de la Península Coreana incluso el tema de convertir el sistema de armisticio en el otro de paz y presentó muchos proyectos realistas al respecto.

    La posición y los proyectos de la RPDC recibieron apoyo total y aplausos de toda la nación.

    La voluntad de la RPDC de reunificar la patria por vía pacífica la pueden conocer bien a través de la Declaración Conjunta del 4 de Julio, aprobada por ambas partes coreanas ya hace 41 años.

    Ese documento presentó la independencia, la reunificación pacífica y la gran unidad nacional como principios de reunificación de la patria.

    Si se hubiera ejecutado la Declaración Conjunta del 4 de Julio compuesta de 7 artículos, entre otros, el tema de tomar las medidas activas para poner fin a las difamaciones contra la contraparte y prevenir los conflictos armados inesperados ateniéndose a los Tres Principios de la Reunificación de la Patria y el de realizar los intercambios multifacéticos entre ambas partes coreanas, se habría logrado gran avance en la empresa nacional de reunificación.

    Gracias a los ingentes esfuerzos de la RPDC, se ha preparado en vísperas del nuevo siglo, por primera vez en la historia de división nacional, la histórica Cumbre Norte-Sur y se ha aprobado la Declaración Conjunta del 15 de Junio basada en el ideal “Entre nosotros, los connacionales”, registrados como eventos especiales en el movimiento por la paz y la reunificación de la nación.

    La aprobación de la Declaración del 4 de Octubre, programa de ejecución de la Declaración Conjunta del 15 de Junio, también abrió un nuevo camino por el desarrollo de las relaciones íntercoreanas, la paz y la prosperidad.

    La aprobación de los dos documentos asentó la firme base para realizar el anhelo nacional de la paz y la reunificación pacífica.

    En el respeto y ejecución de esas declaraciones firmadas por los líderes de ambas partes coreanas reside el radiante futuro de la paz, la reunificación y la prosperidad nacional.

    No hay ningún cambio en la voluntad de la RPDC de preservar la paz de la Península Coreana y lograr en un ambiente pacífico la reconciliación y unidad Norte-Sur.

    Lo comprobará la realidad.

KCNA