En relación con que en estos días Estados Unidos vuelve a llevar a la agravación de tensión y enfrentamiento la situación de la Península Coreana que se hallaba en la fase de distensión, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea hizo pública el día 23 una declaración.

    El cada día más creciente chantaje nuclear y preparativos de guerra de agresión de Estados Unidos son una grave violación a la soberanía y el derecho a la existencia de la RPDC y flagrante infracción a los acuerdos RPDC-EE.UU. y a la Declaración Conjunta del 19 de Septiembre en que EE.UU. “confirmó” no emplear todas las fuerzas armadas inclusive las armas nucleares contra la RPDC ni amenazarla con esos pertrechos, señala la nota y prosigue:

    Sin embargo, para encubrir sus crímenes e imputar a la RPDC la responsabilidad de la agravación de tensión, el imperio yanqui induce en error la opinión pública como si la desnuclearización de la Península Coreana fuera la renuncia de las armas nucleares de la RPDC diciendo que si es verdad la reoperación de las facilidades nucleares de Nyongbyon, lo cual deviene una violación a los deberes y compromisos internacionales.

    La desnuclearización de la Península Coreana, invariable meta política del gobierno de la RPDC, no es la parcial renuncia primordial de armas nucleares de ésta sino es el proceso de convertir toda la Península Coreana en una región exenta de armas nucleares a base de la eliminación completa de la sustancial amenaza nuclear a la RPDC proveniente del exterior mediante la acción simultanea.

    Tanto en el pasado como en la actualidad, la acción VS la acción es el principio fundamental para la solución del problema nuclear de la Península Coreana y nunca habrá el que la RPDC actúe primera y unilateralmente.

    Hoy, en la Península Coreana donde no existen ni paz ni estabilidad ni tampoco diálogo, solo hay la campaña de amenaza nuclear y de sanción anti-RPDC de EE.UU.

    Para hacer frente a la creciente amenaza nuclear del exterior, no podemos menos de fortalecer el disuasivo nuclear ni ser restringidos a nada por más tiempo.

    Deseamos la paz y la estabilidad y exigimos el abandono de la política hostil de EE.UU., pero nunca las mendigamos.

    La RPDC avanzará a pasos firmes hacia la victoria definitiva por la senda de la independencia, la de Songun y la del socialismo sin hacer caso a cómo actúe EE.UU.

KCNA