Las fuerzas gobernantes conservadoras y compinches del “Partido Saenuri” del Sur de Corea instauraron en el órgano judicial el llamado “grupo de especialistas para tomar medidas sobre los partidos políticos y entidades inconstitucionales” calificando el Partido Progresista Unido (PPU) de “organización por-norteña e inconstitucional”.

    Mientras ese grupo está examinando las posibilidades legales de disolver por la fuerza dicha agrupación política, ellos dicen que abrirían a finales de octubre el juicio oficial para la disolución.

    Para colmo, los compinches del “Partido Saenuri” presentaron el mismo tema como principal punto de agenda de la reunión de inspección de la administración de la “Asamblea Nacional” y abogan por “desintegrar de inmediato el PPU, enemigo de la democracia liberal y partido inconstitucional”.

    Al respecto, el portavoz del Comité Central del Partido Social-Demócrata de Corea publicó el día 26 una declaración que sigue:

    El acoso al PPU es el clímax del complot político tan sucio y fascista de las actuales fuerzas gobernantes conservadoras del Sur de Corea que reprimen y exterminan indiscriminadamente hasta las organizaciones políticas y entidades legales para realizar su ambición de tomar el poder a largo plazo y su objetivo fraccionalista.

    El Sur de Corea de hoy es la zona de caos político y de danza macabra del fascismo donde fueron eliminados la libertad política y el derecho del hombre.

    Lo más problemático es que la banda títere surcoreana justifica su complot político mintiendo a la opinión pública como si el PPU y su programa fueran “fuerzas deseosas de derrumbar el régimen y relacionadas con el Norte de Corea” y “programa norcoreano camuflado”.

    Si se deja ese complot, los habitantes surcoreanos serán sometidos a la peor dominación fascista.

    Expresamos la convicción de que la imparcial opinión pública y los partidos políticos del mundo elevarán las voces de solidaridad prestando atención a la grave situación dada ahora en el Sur de Corea.

KCNA