El Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea propuso el día 16 a las autoridades surcoreanas los temas de principios por encargo del gobierno, los partidos políticos y entidades de la RPDC.

    El CDN puntualizó como sigue:

    Propone tomar desde las medidas prácticas en respuesta al caluroso llamamiento de preparar el ambiente favorable a la mejora de relaciones Norte-Sur.

    Propone oficialmente a las autoridades surcoreanas tomar con motivo del Año Nuevo Lunar, o sea a partir del 30 del mes en curso las medidas prácticas para cesar totalmente todos los actos tendentes a incitar y calumniar entre sí.

    Propone tomar las medidas prácticas de cesar completamente todas las acciones militares contra su contraparte en respuesta al llamamiento histórico de defender la seguridad y paz de la nación.

    Por esta razón, propone otra vez cancelar incondicional e inmediatamente todas las acciones hostiles militares que se despliegan apuntando los fúsiles contra los connacionales en contubernio con las fuerzas extranjeras.

    Por inmediato, las autoridades surcoreanas deberán tomar la decisión política de cesar primero los ejercicios militares conjuntos “Key Resolve” y “Foal Eagle” planeados a finales de febrero próximo calificándolos de simulacro “anual” y de carácter “defensivo”.

    Si son tan preciosos los “ejercicios conjuntos” con EE.UU., podrán desarrollarlos en un lugar retirado muy lejos del territorio, el mar y el cielo jurisdiccionales de la Península Coreana o en el mismo territorio norteamericano. Esta es nuestra posición.

    Proponemos dando énfasis especial cesar todas las acciones que incitan a la contraparte en la tierra, el mar y el cielo, inclusive la zona candente de 5 islas del Mar Oeste de Corea, donde ambas partes están apuntando fúsiles entre sí.

    Para realizar esta propuesta, mostraremos ante todo las acciones prácticas.

    3. Propone tomar mutuamente las medidas reales para evitar las calamidades nucleares en este territorio.

    Las fuerzas armadas nucleares de la RPDC no son el remedio para chantajear y atentar a los connacionales sino para disuadir cabalmente la amenaza nuclear de EE.UU.

    Aprovechando esta ocasión propone cortésmente a las autoridades surcoreanas no recurrir al acto temerario destinado a introducir en el territorio surcoreano y su contorno los peligrosos medios de ataque nuclear de EE.UU.

    La insistencia de la RPDC es que ellas deben abandonar con audacia los actos de dos caras, con los cuales toleran las fuerzas armadas nucleares de las fuerzas extranjeras que dañan a los connacionales, pero niegan las de éstos que defienden a todos los compatriotas.

    Si se realizan estas propuestas importantes, se resolverán todos los problemas grandes y pequeños que se presentan en las relaciones íntercoreanas incluyendo el encuentro de los familiares y parientes separados.

    Expresamos la esperanza de que las autoridades surcoreanas respondan positivamente a nuestras propuestas importantes de principios.

 

KCNA