A la orden especial del Primer Secretario del Partido del Trabajo de Corea, Primer Presidente del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea, el CDN de la RPDC envió el día 23 a las autoridades, varios partidos políticos, entidades sociales y habitantes de diversos sectores del Sur de Corea la siguiente carta abierta:

    La historia de división nacional, que continúa de siglo en siglo y década por década, hace sufrir a la nación coreana incontables calamidades y penalidades.

    Esta historia trágica e ignominiosa, iniciada ya desde que el país fuera liberado del coloniaje, se debe totalmente a las fuerzas extranjeras.

    Ante esta realidad que no se puede observar más con brazos cruzados, la Dirección Suprema de la RPDC, que tomó la firme decisión de dar punto final a la historia de división territorial y separación nacional, presentó en el mensaje del Año Nuevo los remedios realistas para comenzar nueva era de reunificación de la patria.

    El llamamiento enviado el pasado día 16 por el CDN de la RPDC a las autoridades surcoreanas ha sido la propuesta importante para abrir la ruta de mejoramiento de relaciones íntercoreanas.

    Nuestra propuesta importante refleja la invariable voluntad de nuestros militares y habitantes de mejorar las relaciones Norte-Sur con las fuerzas unidas sin cuestionar todos los antecedentes bochornosos.

    Ella traduce igualmente la aspiración y la demanda de todos los compatriotas que desean la reunificación independiente, la paz y la prosperidad del país

    Lamentablemente, no se cambian hasta ahora la actitud injusta y la posición negativa de las autoridades surcoreanas a nuestra propuesta.

    Lo más importante para mejorar las relaciones íntercoreanas es tener correcta posición y actitud sobre ese tema.

    La mejora de relaciones Norte-Sur es la premisa para lograr la reconciliación y unidad nacionales y el punto de partida del atajo a la reintegración territorial.

    La RPDC ya entró unilateralmente en la vía de suspender todas las formas de provocación y censura a la contraparte.

    Otro factor importante en abrir la ruta de la mejora de relaciones íntercoreanas es tomar la decisión resuelta de cesar totalmente las acciones militares hostiles que constituyen el escollo más grande que engendra la desconfianza y el enfrentamiento.

    Hace falta crear el ambiente a favor de mejoramiento de las relaciones íntercoreanas, pero lo más importante es eliminar las acciones militares hostiles, principal obstáculo que impide ese clima.

    La RPDC no ha propuesto a las autoridades surcoreanas que suspendan los ejercicios militares normales.

    Pidió que ellas abortaran los entrenamientos de la guerra de agresión que despliegan en contubernio con las fuerzas extranjeras contra la parte connacional.

   Las autoridades surcoreanas no deben dudar o confundir ni rechazar a la ligera nuestra propuesta importante y sincera.

    El mejoramiento de relaciones Norte-Sur se logrará con más seguridad cuando tomen juntos las medidas realistas para prevenir con las fuerzas unidas de la nación los desastres nucleares que pueden sorprender a nuestra nación en cualquier momento.

    La desnuclearización de la Península Coreana es la meta común que debe ser alcanzada con las fuerzas unidas de todos los coreanos.

    Las autoridades surcoreanas no deben abrigar ni la menor duda de la voluntad de la RPDC de desnuclearizar la Península Coreana.

    Aunque se cambien los poderes y se sustituyeran los gobernantes, las autoridades surcoreanas deben hablar conociendo bien la causa del problema nuclear surgido en su casa.

    Antes de cuestionar nuestras valiosas fuerzas nucleares de autodefensa, ellas deben tomar la decisión de abstenerse de su aventurera acción de atacar a la parte connacional con las armas nucleares extranjeras.

    Además de crear el ambiente de reconciliación y unidad y cesar totalmente las acciones militares hostiles, la RPDC está decidida a preparar el encuentro de familiares y parientes separados, reanudar el turismo al monte Kumgang y dinamizar la cooperación y el intercambio Norte-Sur.

    Es inconmovible la posición del ejército y pueblo coreanos de abrir la ruta de la mejora de relaciones íntercoreanas con las fuerzas unidas de los compatriotas.

    El mejoramiento de relaciones Norte-Sur significa la reunificación independiente, la paz y la prosperidad deseadas tanto por todos los coreanos

KCNA