El pase de diapositivas requiere JavaScript.

     Un órgano competente de la República Popular Democrática de Corea detuvo el 18 de febrero al australiano John Alexander Short quien entró en el país como turista y cometió acciones religiosas intrigantes anti-RPDC.

    Según el resultado de investigación correspondiente, aprovechando su visita a un templo budista en esta capital en el Día de la Estrella Luz (16 de febrero), máxima fiesta nacional del pueblo coreano, John Short lanzó en secreto unas publicaciones religiosas, lo cual causó vehemente indignación del pueblo coreano.

    En agosto de 2012 cuando visitó el Metro de Pyongyang, él cometió mismo acto hostil en el tren eléctrico aprovechando la congestión.

    Al ver y leer por TV y los periódicos del Occidente la demagogia anti-RPDC, llegó a tener antipatía y mala noción de Corea de que este país no garantiza la libertad de actividades religiosas, y desde entonces pensaba en entrar en Corea para propagar la religión. Para cumplir su decisión, tradujo al idioma coreano las publicaciones religiosas de su autoría y las imprimió en miles de ejemplares pequeños para introducirlas en la RPDC escondidas en sus paquetes.

    Según las confesiones de John Short, por el mismo antecedente delictivo, él había sido sometido al interrogatorio y sancionado por los órganos judiciales de China, Vietnam y otros países.

    Reconociendo que su acto criminal insultó gravemente la absoluta confianza del pueblo coreano en su líder y la propaganda secreta de la religión es un atentado contra la soberanía de la RPDC y violación flagrante de la ley de ésta, él pidió disculpas y solicitó que le perdonaran con indulgencia.

    Al tomar en consideración la magnanimidad de la ley de la RPDC y la edad del arrestado, el órgano competente decidió deportarlo del país. –

KCNA