petrolerolibiaCon motivo del “caso de petrolero” de nacionalidad coreana ocurrido recientemente en Libia, el portavoz de la Dirección Estatal de Control de Asuntos Marítimos (DECAM) de la República Popular Democrática de Corea dio el día 12 la siguiente respuesta a la ACNC:

    El pasado día 8, el gobierno libio exigió por vía oficial a nuestra parte tomar medidas pertinentes por el caso del petrolero de nacionalidad coreana “Morning Glory” diciendo que este barco contrajo un contrato comercial de petróleo con un grupo armado individual de ese país y entró ilegalmente en un puerto en el oriente de Libia bajo el control de ese grupo.

    El petrolero, operado por la Compañía Golden East Logistics en Alejandría de Egipto, ha adquirido temporalmente la nacionalidad coreana por un plazo de 6 meses según el contrato firmado a finales de febrero pasado entre esa compañía y nuestra parte.

    Tan pronto como recibiéramos el aviso de la parte libia, hemos reprochado fuertemente a la compañía egipcia por la violación del contrato y le demandó que ordenara al petrolero salir de inmediato del puerto mencionado sin cargar el petróleo.

    Además, informamos oficialmente al gobierno libio y los órganos correspondientes de la Organización Marítima Internacional que cancelamos la nacionalidad coreana y el registro del polémico barco y anulamos todos sus certificados, ya que él violó la ley de registro de embarcaciones coreanas y el contenido del contrato de no transportar los materiales ilegales ni entrar jamás en los puertos situados en las zonas en guerra y conflicto y de desastres naturales.

    Por lo tanto, actualmente, “Morning Glory” no tiene nada que ver con nuestra parte y no nos recae ninguna responsabilidad.

    El problema es que algunas fuentes extranjeras vinculan intencionalmente el caso con la RPDC reportando que el “barco norcoreano intentó comprar ilegalmente el petróleo en Libia” y el “ejército gubernamental libio disparó contra el petrolero con la bandera nacional norcoreana”.

    Algunas fuerzas inducen en error la opinión pública relacionando de continuo el problema con la RPDC, lo cual parte de su siniestro objetivo político de manchar la imagen de ella.

    Ellas deben saber claro que no podrán mellar la imagen de la RPDC con ninguna demagogia o chismografía.

KCNA