El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Mariscal Kim Jong Un, Primer Secretario del Partido del Trabajo de Corea, Primer Presidente del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea, se reunió el día primero en el terreno con los comandantes de las unidades combinadas del EPC y estimuló a ellos, tras recibir el parte de que se culminó con éxito el recorrido por los lugares de batalla revolucionaria de la zona del monte Paektu.

    Le acompañaron Choe Ryong Hae, Jang Jong Nam, Pyon In Son, So Hong Chan, Yun Tong Hyon, Ri Pyong Chol, Kim Yong Chol y Pak Jong Chon.

El Mariscal respondió a las aclamaciones y departió con los comandantes.

Escuchó satisfecho sus palabras de que siguiendo las huellas de los mártires revolucionarios antijaponeses asimilaron la férrea convicción y voluntad de esos combatientes y comprendieron el patriotismo y optimismo revolucionario de los combatientes quienes echaban de menos de la patria liberada aunque dormían sobre nieve.

Evaluó altamente que a través del recorrido los comandantes de las unidades combinadas del EPC hayan tomado la férrea fe de ser comandantes de tipo O Jung Hup que cumplieron hasta el final las misiones revolucionarias dadas por el partido al guardar en el corazón el espíritu revolucionario del Paektu y gritar como los comandantes de la guerrilla antijaponesa la orden “¡Sígueme!”.

Seguidamente, el Mariscal tomó parte en el acto de juramento de los comandantes efectuado en el patio de educación frente a la estatua de bronce del Presidente Kim Il Sung levantada al lado del Conjunto Monumental de Samjiyon.

Estuvieron presentes en la ocasión los comandantes participantes en el recorrido.

El Mariscal pronunció un discurso ante los participantes en el acto.

Dijo que viendo diariamente las fotos de los comandantes participantes en la marcha de exploración él mismo se ardió del mismo sentimiento de los exploradores. Añadió que redobló la voluntad de continuar firmemente el camino de la revolución del Juche iniciado en el Paektu y llevar a feliz término los legados de los Generalísimos.

Estoy seguro de que los comandantes hayan probado las ventiscas del monte Paektu realizando la marcha forzada y acampanando en el aire libre, subrayó y continuó que en ese proceso también hayan asimilado en el corazón las inmortales hazañas del Presidente Kim Il Sung quien llevó su vida a la intemperie para conducir a la victoria la gran batalla antijaponesa y conocido bien cómo se prepararon el origen y la tradición de la revolución coreana.

Organicé este recorrido para avivar en todo el ejército el fervor por la educación en las tradiciones revolucionarias y completar hasta el fin con el espíritu revolucionario del Paektu la revolución coreana, acotó.

Añadió que son muy grandes la confianza y la esperanza del partido en los comandantes de las unidades combinadas y destacó la necesidad de desplegar la lucha violenta por saldar cuenta total con el imperio yanqui al tomar más firmemente los fusiles de la revolución y de clases, consolidados en el monte Paektu.

Presentó las tareas y los remedios que servirán de guía programática para perfeccionar los preparativos de combate e intensificar la combatividad de todo el ejército.

Hubo las intervenciones de juramento.

Los oradores juraron infundir en el corazón de los militares el indoblegable espíritu revolucionario de los combatientes antijaponeses de combatir contra los enemigos aunque mueren cien veces en fiel acato al noble propósito del Comandante Supremo quien llamó a los lugares de batalla del monte Paektu a los jóvenes oficiales de la nueva época, y aniquilar a todos los nidos de los agresores yanquis y a las fuerza hostiles cuando se dé la orden.

En la ocasión se adoptó una carta dirigida a todos los oficiales y soldados del EPC.

Este día, el Mariscal tomó foto de recuerdo junto con los oficiales y soldados del EPC participantes en el recorrido.

KCNA