La Representación del Ejército Popular de Corea en Phanmunjom hizo pública el día 25 una información detallada para revelar a plena luz y denunciar las maniobras criminales de Estados Unidos que llevó la Península Coreana a la crisis perenne de guerra e impuso a la nación coreana incontables desgracias y penalidades.

    La nota recuerda primero el hecho de que EE.UU. destruyó el sistema de armisticio, aparato legal para prevenir el otro desencadenamiento de guerra, empeorando así intencionalmente la situación de la Península Coreana.

    El país norteamericano firmó el 8 de agosto de 1953 con los títeres surcoreanos el “Pacto de defensa mutua”, de manera que legalizó el estacionamiento perpetuo de las tropas agresoras estadounidenses en el Sur de Corea, subraya la nota y continúa:

    Esto es la destrucción abierta de la cláusula 60 del artículo cuarto del acuerdo de armisticio que estipula retirar de Corea a todos los ejércitos extranjeros y solucionar de manera pacífica el problema de Corea.

    EE.UU. violó de modo sistemático el párrafo Ch de la cláusula 13 que estipula la prohibición de la introducción de todos los armamentos de la fuera de Corea, la cláusula 23 de artículo segundo relacionada con las actividades del organismo que inspecciona y controla los actos hostiles militares y otros artículos correspondientes del acuerdo de armisticio que estipulan prohibir todas las hostilidades a su contraparte.

    A fin de eliminar totalmente el Acuerdo de Armisticio, en 1991 EE.UU. nombró a un “general” del ejército títere del Sur de Corea, carente de obligación y calificación, como jefe de la Comisión del Acuerdo de Armisticio Militar.

    Los organismos de inspección de armisticio, organizados según el Acuerdo de Armisticio de Corea, terminaron su existencia debido al desafío abierto y el impedimento de EE.UU.

    Tras destruir el Acuerdo de Armisticio, EE.UU. comenzó a concentrar sus fuerzas para cometer la provocación militar de agresión a la República Popular Democrática de Corea.

    En la década de 1990, al dar su dirección de ataque principal de la estrategia de dominio mundial hacia la región de Asia-Pacífico, EE.UU. definió la RPDC como primer blanco de la realización de la “estrategia de Asia Oriental” y modificó y completó de modo incesante y perfeccionó los guiones de guerra contra la RPDC, entre otras “plan operacional 5027” y “plan operación 5030”.

    Para llevarlos a la práctica, aumentó los modernos armamentos mortíferos que apuntaron a la RPDC, y desarrolló sin cesar las aventureras provocaciones militares y los ejercicios militares.

    El número publicado de los ejercicios de guerra de agresión a la RPDC y los otros conjuntos militares desarrollados por EE.UU. en el Sur de Corea y sus contornos desde el cese de fuego hasta la fecha, llega a más de 18 mil ocasiones.

    Hoy la Península Coreana está en la situación más peligrosa en que pueda desencadenarse en cualquier tiempo la guerra nuclear, insiste la nota y sigue:

    Por primera vez, la nación coreana fue amenazada y chantajeada por las armas nucleares durante la pasada guerra coreana.

    Truman, cabecillo de guerra de aquel entonces, intentó en varias ocasiones lanzar la bomba atómica contra la RPDC a fin de evitar las grandes derrotas reiteradas en la guerra coreana.

    Al cabo de amenazar y chantajear con las bombas atómicas a la nación coreana, EE.UU. introdujo a fines de la década de 1950 gran cantidad de armas nucleares al Sur de Corea.

    Ya en la década de 1970, convirtió la tierra surcoreana en una zona más elevada en el mundo en la densidad de la ubicación de las armas nucleares.

    A principios de la década de 1980 EE.UU. introdujo en el Sur de Corea hasta las bombas de neutrones (bomba N), reconocidas como “arma de diablo del siglo XX”.

    Tras convertir el territorio surcoreano en la más avanzada base de ataque nuclear y en el arsenal nuclear, el imperio yanqui pretendió usar las armas nucleares de diversos tipos en la guerra agresiva contra la RPDC.

    Todos los simulacros militares conjuntos librados desde la década de 1960 hasta la hecha tales como “Focus Retina”, “Freedom Bolt”, “Team Spirit”, “RSOI”, “Key Resolve”, “Foal Eagle” “Ulji Freedom Guardian” se desarrollaron para elevar la capacidad de guerra real nuclear.

    Efectivamente, en varias oportunidades EE.UU. declaró sin vacilación alguna que la RPDC, que antes no tenía armas nucleares, como objeto de ataque preventivo nuclear y ha venido tratando de usar las armas nucleares contra ella.

    Hace poco, el imperio hizo público el llamado “informe de revisión sobre la estrategia de defensa de 4 años” y definió la RPDC como “país directamente amenazador” y “enemigo más peligroso”. Y trata de “aplastar la RPDC con las fuerzas armadas nucleares” en el caso de que fracase la supuesta “estrategia del disuasivo”. Así demostró por sí mismo a qué etapa imprudente llegó su ambición de aplastamiento a la RPDC.

    Hace unos días, Obama cuestionó sin fundamento el disuasivo nuclear de la RPDC sin decir ni una palabra de sus maniobras criminales como autor del surgimiento del problema nuclear de la Península Coreana y del chantaje nuclear contra la RPDC. Y pronunció las palabras provocativas como “seguirá apretando al Norte (de Corea) por la desnuclearización”, lo cual muestra otra vez la pretensión del imperio de continuar la provocación de guerra nuclear contra la RPDC.

    Después de que se quedó inválida la organización de armisticio tuvieron lugar centenares de diálogos y contactos grandes y pequeños entre la capa militar RPDC-EE.UU., inclusive 16 diálogos a nivel del general y más de 200 conversaciones de trabajo a nivel de primer coronel, pero debido a la actitud artificial e injusta de la parte norteamericana, la discusión del problema sobre el establecimiento de un nuevo sistema de garantía de paz no alcanzó ningún avance.

    No pasa con palabras sino con castigo duro con EE.UU., que toma la agresión y guerra como modo de su existencia.

    El ejército y pueblo coreanos esperan sólo el momento de liquidar todos los actos criminales de EE.UU. que pone la Península Coreana en la crisis permanente de guerra nuclear e impone a la nación coreana incontables desgracias y sufrimientos.

KCNA