En una reunión consultiva efectuada a puerta cerrada el pasado día 17, el Consejo de Seguridad de la ONU “condenó” hasta el lanzamiento de misiles de corta distancia de la República Popular Democrática de Corea acusándolo de “violación de resolución”.

    El Ministerio de Relaciones Exteriores de la RPDC, en su declaración fechada 19, aclaró que todas las medidas militares del Ejército Popular de Corea incluyendo el lanzamiento de cohetes tácticos son precisamente el ejercicio de derecho de autodefensa para defender la soberanía del país y la seguridad de la nación frente a la amenaza nuclear y la maquinación de agresión de EE.UU., y continuó:

    Este año, la RPDC presentó con iniciativa varias propuestas por la paz desde la propuesta importante y la especial del Comité de Defensa Nacional hasta la declaración del gobierno y tomó las medidas prácticas para llevarlas a cabo.

    Pero, EE.UU., junto con los títeres surcoreanos, respondió con los ejercicios bélicos conjuntos Key Resolve y Foal Eagle. Seguidamente, desarrolló el entrenamiento conjunto de desembarco de mayor dimensión después de 1993 y los ejercicios aéreos conjuntos de gran envergadura no vista en la historia.

    No obstante, el CS de la ONU da espaldas a tales frenéticos ejercicios de guerra de agresión y la amenaza nuclear de EE.UU. y cuestiona sólo la inevitable opción de la RPDC para hacer frente a ello.

    Para cumplir su misión de asegurar la paz y la seguridad del mundo, el CS de la ONU debe cuestionar ejercicios militares conjuntos de EE.UU. y los títeres surcoreanos de carácter ofensivo, amenazante y provocativo.

    Cómo tratar los ejercicios bélicos conjuntos EE.UU.-Sur de Corea calificará la imparcialidad del CS de la ONU y distinguirá si esta organización internacional puede contribuir o no a la preservación de la paz y la seguridad del mundo.

    Mientras que el CS de la ONU actúe parcialmente al son de las maquinaciones hostiles de EE.UU. contra la RPDC, ésta se ve obligada a fortalecer sus fuerzas propias.

    La historia da la lección y la verdad de que si un país no tiene su fuerza propia, será víctima de las potencias aunque sea muy bondadoso y justo y la paz verdadera se defiende sólo cuando fortalezca sus fuerzas para que nadie se atreva a atacarle.

    Mientras se aumentan la amenaza y el chantaje nucleares de EE.UU., la RPDC dará más acicate al fortalecimiento del disuasivo nuclear autodefensivo. Y si continúan los agresivos ejercicios militares conjuntos de EE.UU. y los títeres surcoreanos, serán anuales y regulares las acciones de contramedida de la RPDC.

    Si ocurre un conflicto militar cuando EE.UU. despliega los ejercicios de guerra de agresión en la Península Coreana y su contorno y la RPDC fortalece sus ejercicios de contramedida incluyendo el lanzamiento de cohetes tácticos, esto podrá extenderse a una guerra.

    En caso de que se cree en la Península Coreana el estado imprevisible, su responsabilidad recaerá enteramente sobre EE.UU. que impuso a la RPDC la inevitable opción y sobre el CS de la ONN que amparó a este imperio.

KCNA