KCNA

Información detallada de ACNC respecto al caso de Miller Matthew Todd

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Agencia Central de Noticias de Corea publicó el día 20 la siguiente información detallada:

Recientemente, el otro delincuente norteamericano fue arrestado y enjuiciado por haber cometido actos criminales y hostiles contra la República Popular Democrática de Corea.

Se ha dictado la sentencia merecida sobre su crimen que forma parte de la brutal campaña anti-RPDC de EE.UU. en el campo de derechos humanos.

El norteamericano reconoció su culpabilidad y aceptó el veredicto.

Sin embargo, partiendo de su lógica de bandido, los politiqueros de la actual administración norteamericana, que causaron el incidente de ese delincuente, critican el justo procesamiento legal sobre él hecho en la RPDC.

Asimismo maniobran estúpidamente para encubrir los actos criminales de los delincuentes norteamericanos planteando injustamente el supuesto “problema de DDHH”.

Al respecto, la Agencia Central de Noticias de Corea publica, bajo la autorización, la verdad del caso del criminal norteamericano.

El estadounidense nombrado Miller Matthew Todd, enjuiciado el 14 de septiembre, entró el 10 de abril de 2014 en la RPDC como turista y fue interceptado por el órgano competente mientras armaba un revuelo rompiendo la visa del turismo en el curso de trámites de entrada en la RPDC en el centro de control de tránsito aéreo de Pyongyang.

Según el resultado de investigación, tal comportamiento de Miller Matthew Todd no fue un problema causado por la falta de comprensión o enfermedad psíquica sino un acto criminal cometido intencionalmente.

Es que adhiriéndose a la campaña de DDHH anti-RPDC de la actual administración norteamericana, él pretendió ser interceptado por el órgano legal de la RPDC y entrar en la “cárcel” para espiar en el terreno la situación de DDHH y publicarla a todo el mundo.

Basándose en ello, la Fiscalía Suprema de la RPDC despachó la orden de arresto sobre Miller Matthew Todd y lo detuvo tras reprocharle la responsabilidad penal en virtud del artículo 64 del código penal de la RPDC.

Según el proceso de sumario, Miller pidió la baja de la universidad donde estudiaba y permaneció como desempleado en el distrito Yongdungpho de la ciudad de Seúl del Sur de Corea.
Entonces, vio y escuchó sistemáticamente los materiales de demagogia sobre la RPDC difundidos por los medios norteamericanos y surcoreanos y adquirió la hostilidad contra la RPDC.

Él creyó como verdad la demagogia según la cual en la RPDC no hay libertad ni derechos humanos y mandan a la cárcel a los desobedientes al gobierno.

Por eso, tomó la mala decisión de espiar la situación de reformatorio y de DDHH en la RPDC experimentando la vida en “cárcel” adonde pretendió entrar al violar intencionalmente la ley.

Mientras buscaba la manera de entrar en la RPDC, él pidió el turismo a una agencia de viajes de EE.UU. pensando que si arma escándalo rompiendo la visa de turista durante el proceso de control de entrada en el país, será arrestado por el órgano legal y llevado a la “cárcel”.

Para hacerse caro en el caso de enviarse a la “cárcel”, preparó de antemano una libreta con los apuntes de que “pide el asilo político” y “está buscando el asilo porque fue descubierto cuanto intentaba robar los secretos del gobierno norteamericano y está planeando publicar los secretos como Snowden”.

También preparó iPad e iPod que según él, contienen los datos importantes sobre las bases militares norteamericanas en el suelo surcoreano, recogidos en Internet, y los documentos en que están anotadas las calumnias que escuchó de los norcoreanos que huyeron al Sur de Corea.

Según su guión ya trazado él gritó que “vino a buscar el refugio” y “pide el asilo político”, rompiendo la visa de turista.

Durante el sumario, él confesó que intentó encontrarse en la “cárcel” con Keneth Pae, otro norteamericano que cumple ahora trabajos reeducativos, para negociar su “excarcelación” y luego, ser el “testigo vivo” que revele con Keneth Pae la situación de “DDHH” de la RPDC en caso de que se pongan en libertad.

Como demuestran sus declaraciones, los crímenes del reo no convicto Miller Matthew Todd, desde su propósito y la preparación previa hasta su ejecución, partieron totalmente del malsano motivo político de calumniar intencionalmente a la RPDC.

Sus crímenes perpetrados con la intención de ser “persona de fama mundial” y “segundo Snowden” burlándose de la RPDC son intolerable insulto para ésta y merecen ser castigados.

Lo más grave del caso es que el acto criminal de Miller Matthew Todd coincidió con que los politiqueros de la actual administración norteamericana inclusive Kerry, secretario de Estado, chismearon en marzo y abril que la RPDC es el “país del mal” librando una intensa campaña publicitaria sobre el inexistente “problema de DDHH” de ella y cuestionando el lanzamiento de cohetes y las elecciones del órgano del poder.

Su delito corresponde al artículo 64 (crimen de espionaje) del código penal de la RPDC.

El presente caso hace a los militares y habitantes de la RPDC recordar el fin trágico de los espías norteamericanos que durante la Guerra de Liberación de la Patria (1950-1953) fueron capturados después de infiltrar en la RPDC para espiar el campo de concentración donde estaban retenidos muchos prisioneros norteamericanos inclusive Dean, jefe de la 24ª división de infantería norteamericana.

Aunque transcurrió mucho tiempo y se sucedieron las generaciones, continúan la tradición vergonzosa de EE.UU. que sufrió históricamente la derrota ante el duro castigo de la RPDC y la tradición orgullosa de ésta que obligó a EE.UU., cabecilla de complots e intrigas, a sentarse en el banquillo de acusado y lo sentenció severamente. Serán eternas esas dos tradiciones que son una ley.

La Fiscalía Suprema de la RPDC acusó al delincuente norteamericano al Tribunal Supremo, ya que fue definido el aspecto de los crímenes del reo no convicto según las declaraciones y las pruebas.

El Tribunal Supremo de la RPDC realizó el 14 de septiembre en su tribunal el juicio sobre el acusado.

Puesto que él rechazó la defensa, no se ofrecieron los alegatos del abogado y el juicio fue efectuado a puertas cerradas según la petición del acusado.

En el juicio, él reconoció que sus actos son crímenes que partieron del motivo político de espiar personalmente y acusar la situación de “DDHH” de la RPDC y usar este tema en aislar y atropellar el régimen de la RPDC.

El Tribunal Supremo de la RPDC condenó al acusado norteamericano Miller Matthew Todd a 6 años de trabajos reeducativos en virtud del artículo 64 del código penal.

Actualmente, los militares y habitantes de la RPDC están observando agudamente el trasfondo y las fuerzas que están detrás de los actos hostiles de Miller Matthew Todd, ya que éstos fueron cometidos adhiriéndose a la política hostil anti-RPDC de EE.UU.

Y demandan fuertemente que castiguen implacablemente a todos los que se atrevan a acusar a la digna RPDC.

Los tipejos que actualmente, se hacen eco del supuesto problema de “DDHH” obedeciendo a EE.UU., que actúa repugnantemente como “juez” de nacimiento en la escena internacional de DDHH, serán condenados al castigo de la época y la historia.

La actual administración norteamericana, que practica fanáticamente la política contra la RPDC con el veto crónico a ésta, no podrá eludir nunca la responsabilidad por el presente caso del delincuente norteamericano.

KCNA

1 Comentario

  1. Iñigo

    Pues que lo disfrute por mucho tiempo: ya tiene lo que quería… Si pueden ser mas de 6 años mejor, por si se le hacen cortos.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén