En estos días, las autoridades surcoreanas hablan repetidamente del “diálogo” con la República Popular Democrática de Corea.

En la reciente entrevista con un medio extranjero, la actual mandataria surcoreana dijo que ella desea que “el Norte de Corea acepte la propuesta surcoreana de abrir el diálogo y sostener el contacto de alto nivel”.

Agregó que “lo más importante no es ´el diálogo para el diálogo´ sino la sinceridad y la voluntad de poner en práctica”.

Por otra parte, el ministro de “Unificación” surcoreano dijo en un seminario que “exige a las autoridades norcoreanas la meditación profunda y el juicio sensato” sobre la propuesta de diálogo, y preconizó el nuevo desarrollo de relaciones N-S.

Entonces, habría que preguntarles quién tiene o no la sinceridad y quién desea o no el nuevo desarrollo de las relaciones entre ambas partes coreanas.

Recientemente, al organizar el “grupo de globos anti-RPDC” que incorpora a las escorias humanas y las entidades reaccionarias, las autoridades surcoreanas le hicieron lanzar volantes de contenido anti-RPDC y lo ayudaron en el plano militar. Así llevaron las relaciones íntercoreanas a la fase catastrófica.

¿Cómo se puede evaluar esa conducta de las autoridades surcoreanas?

¿Cómo pensará el mundo sobre el “acto conmemorativo de la victoria en la operación de desembarco en Inchon”, farsa anti-RPDC, que se efectuó en esa ciudad donde están en plena marcha los juegos asiáticos?

Las autoridades surcoreanas son criminales que no se arrepienten de sus complots y actos provocativos haciéndose suecos.

La RPDC denunció categóricamente el lanzamiento de volantes y el “acto por la victoria en la operación de desembarco” y exigió fuertemente a las autoridades surcoreanas poner inmediato fin a tales acciones conflictivas. Por conducto de los portavoces de los “Ministerios de Unificación y de Defensa Nacional”, las autoridades surcoreanas respondieron que son “hecho sin fundamento” y “acto anual” y que “no pueden impedir sin fundamento legal la libertad de expresión, mitin y asociación”.

Como resultado, el día 21, bajo el amparo de las autoridades, una entidad de connotados “fugitivos norcoreanos” lanzó otra vez los volantes contra la RPDC.

La RPDC presentó ya a las autoridades surcoreanas como primera demanda de la mejora de relaciones íntercoreanas preparar el ambiente de diálogo N-S y parar los actos de guerra psicológica anti-RPDC, inclusive lanzamiento de volantes, dejando su vicio de enfrentarse con la parte connacional.

El éxito del diálogo se puede garantizar cuando ambas partes se reúnan confiando una en la otra.

La RPDC piensa que el contacto y el diálogo vacíos no valen ninguna pena.

Se abrirá automáticamente el diálogo entre ambas partes coreanas cuando las autoridades surcoreanas se arrepientan de sus errores y tomen las medidas prácticas para no repetirlos.

KCNA