La República Popular Democrática de Corea construirá sin falta el Estado próspero socialista frustrando con el poderío del Songun las maniobras del imperialismo norteamericano para aislarla.

Así subraya el diario Rodong Sinmun en un artículo divulgado el día 16 y continúa:

Muy atemorizados ante el poderío y el temperamento de la RPDC que marcha vigorosamente aún en medio del cualquier aplastamiento y chantaje, las autoridades estadounidenses se valen de todos los medios y las maneras para destruir a toda costa la RPDC.

Ahora, Estados Unidos presta gran peso político y militar a la Península Coreana y el resto de la región del Noreste Asiático según su estrategia de dar importancia a Asia y el Pacífico.

Si se apodera del dominio de toda la Península Coreana, puede mantener a raya a China y Rusia y a la larga, preparar una brecha decisiva que permita realizar la política de dar importancia a Asia y el Pacífico, o sea la ambición de tomar la heguemonía mundial, he aquí el cálculo de las autoridades norteamericanas.

Llegan a clímax las maniobras de Estados Unidos encaminadas a cercar la RPDC movilizando con las palabras melosas y presión a los países vecinos y las fuerzas lacayunas y a aislarla y aplastarla en la escena internacional con el “problema nuclear” y el otro de “DDHH”.

El problema de “DDHH” anti-RPDC de que habla ruidosamente EE.UU. en estos días no pasa de ser una palabrería absurda de los vencidos en las esferas militar y económica para manchar en la escena internacional la imagen de la RPDC.

Lo que no puede pasar por alto es que el imperio incrementa la amenaza y chantaje militar contra la Corea socialista.

Llegará pronto el día en que EE.UU. se arrodille ante el pueblo coreano, poseedor de la firme posición independiente antiimperialista, el fuerte principio revolucionario y el indoblegable espíritu de lucha y tenaz voluntad.

KCNA