En un artículo individual divulgado este lunes, el diario Rodong Sinmun califica la cada día más brutal campaña de “DDHH”, que libran las autoridades surcoreanas contra la República Popular Democrática de Corea, como intolerable provocación política y desafío frontal a la dignidad y régimen de la RPDC.

El lanzamiento de volantes de contenido anti-RPDC, que congela el ambiente favorable a la mejora de relaciones entre ambas partes coreanas, y sus consecuencias catastróficas revelan claramente la esencia conflictiva de la susodicha ofensiva, apunta el articulista y continúa:

Ambas partes coreanas deben mejorar las relaciones bilaterales y lograr la reconciliación y unidad reconociendo la diferente ideología y régimen de la contraparte.

Para ese fin, la RPDC propuso reiteradamente a las actuales autoridades surcoreanas parar los actos hostiles y calumnias a la contraparte y realizó esfuerzos sinceros y protagónicos por eliminar la desconfianza y antagonismo entre ambas partes y crear el ambiente favorable a la mejora de relaciones íntercoreanas.
Pero, las autoridades surcoreanas respondieron con recrudecer la campaña de “DDHH” anti-RPDC.

Cuando unas escorias humanas cometían en suelo surcoreano el lanzamiento de volantes anti-RPDC, las unidades en el frente y hasta la aviación del ejército títere surcoreano entraron en el estado de emergencia, lo cual insinúa cuál es el objetivo de la campaña en cuestión.

La realidad evidencia que los títeres surcoreanos son traidores que agravan la confrontación fratricida y buscan la guerra de agresión contra la RPDC recurriendo a la campaña de “DDHH” anti-RPDC en contubernio con las fuerzas extranjeras sin tomar en consideración el destino de la nación.

Está condenada al fracaso la campaña de “DDHH” de los títeres surcoreanos que desafían frontalmente a la tendencia de la época y a la aspiración nacional al mejoramiento de relaciones íntercoreanas, la paz y la reunificación independiente del país.

KCNA