El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tuvo lugar el día 7 en la plaza del Palacio del Sol Kumsusan el mitin para rendir el sublime homenaje a los Generalísimos Kim Il Sung y Kim Jong Il y materializar cabalmente las tareas programáticas presentadas por el Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea Kim Jong Un en su discurso histórico pronunciado en la III Conferencia de Jefes e Instructores Políticos de Batallón del EPC.

Estuvieron presentes Hwang Pyong So, Ri Yong Gil y otros comandantes del EPC.

El discurso de la ocasión estuvo a cargo del vicemariscal del EPC Hwang Pyong So, jefe de la Dirección Política General del EPC.

Hwang dijo primero que reflejando la infinita veneración de los participantes en la Conferencia y los oficiales y los soldados del EPC, rinde el más sublime homenaje a los Generalísimos deseándoles la eternidad.

Desde los primeros días de la construcción de las fuerzas armadas revolucionarias regulares, el Presidente Kim Il Sung prestó gran atención al fortalecimiento de batallón, despachó a numerosos combatientes revolucionarios antijaponeses para intensificar los batallones e hizo convocar por primera vez en la historia de la construcción del ejército la conferencia de jefes e instructores políticos de batallón. De esta manera dirigió enérgicamente las labores para fortalecer los batallones del EPC, el informante subrayó y continuó:

Durante todo el período de su dirección sobre la revolución mediante el Songun, el Dirigente Kim Jong Il también concedió importancia al batallón y dio en la segunda conferencia de jefes e instructores políticos la preciosa guía para fortalecer el batallón y emprendió el largo camino de orientación para los batallones del EPC.

El discurso pronunciado por el Mariscal Kim Jong Un en la presente conferencia sirve del gran programa inmortal a ser mantenido siempre para fortalecer el batallón conforme a la demanda de la transformación de todo el ejército según el kimilsungismo-kimjongilismo y de la bandera combativa que estimula a la victoria final a los jefes y los instructores políticos de batallón y otros oficiales y soldados del EPC.

Todos los jefes y instructores políticos de batallón deben ser fieles al Comandante Supremo, defender a riesgo de vida el Palacio del Sol Kumsusan y el Comité Central del Partido del Trabajo de Corea y establecer el sistema revolucionario de dirección al ejército y el estilo revolucionario militar, para que todos los batallones se conviertan en la fila guerrillera de Kim Jong Un llena del espíritu revolucionario del Paektu y en la de primera vanguardia del partido.

Seguidamente, intervinieron los jefes y los instructores políticos en representación de las fuerzas terrestres, navales, aéreas y antiaéreas del EPC.

Los intervencionistas exhortaron a convertir todos batallones en la fila de vanguardia capaz de aniquilar de un golpe a los enemigos con la supremacía táctica y estratégica basada en la superioridad ideo-política.

KCNA