En virtud de la histórica Declaración de Phanmunjom, tuvieron lugar las conversaciones de varios sectores entre Norte y Sur de Corea, animando a todos los coreanos.

Los resultados de la segunda ronda de conversaciones de alto nivel Norte-Sur demuestran nítidamente la posición y esfuerzos invariables del Partido del Trabajo de Corea y el gobierno de la República Popular Democrática de Corea de adelantar la paz, prosperidad y reunificación de la Península Coreana, ejecutando cabalmente la Declaración de Phanmunjom sin hacer caso del cambio de la situación y el ambiente circunvecino.

Desde el comienzo de este año, bajo el llamamiento patriótico de mejorar las relaciones Norte-Sur, se tomaron una tras otra las medidas iniciativas que impulsan la corriente de la situación actual de la Península Coreana y se logran los éxitos concretos en la implementación de la Declaración de Phanmunjom.

Con la posición y actitud invariables y correctas sobre la Declaración de Phanmunjom, la RPDC vino esforzándose por acabar con la confrontación en la Península Coreana y por mejorar las relaciones íntercoreanas conforme a la voluntad y demanda de la nación coreana.

La RPDC tiene invariable posición de que la nación coreana es el protagonista de la ejecución de la Declaración de Phanmunjom.

El problema relacionado con el destino de la nación, el de mejora de las relaciones entre ambas partes coreanas, no es un asunto a solucionarse bajo la autorización de alguien.

La historia de las relaciones Norte-Sur llena de vicisitudes nos enseña las lecciones severas de que cuando depende de las fuerzas extranjeras en la solución del problema íntercoreano, no dará otro resultado más que la dependencia y la subyugación.

Por no mantener invariablemente la posición sobre la ejecución de la Declaración de Phanmunjom, las autoridades surcoreanas pasan por altibajos en el asunto de las relaciones Norte-Sur.

La posición y la actitud sobre la Declaración de Phanmunjom sirven de cartabón que determina si desea la mejora de relaciones N-S o persigue la confrontación fratricida.

Ambas partes coreanas deben implementar estrictamente los artículos acordados del documento firmado ante toda la nación y el mundo sin lisonjear a los ajenos ni anteponer su interés propio.

La ejecución estricta de la Declaración de Phanmunjom es el mejoramiento y el desarrollo de las relaciones entre las dos partes coreanas.

No deben permitirse nunca las imprudencias que frenan la ejecución de la Declaración.

Si aceleran la ejecución de la Declaración de Phanmunjom uniendo las fuerzas de la nación coreana y ayudando mutuamente, se abrirán sin falta la era dorada del desarrollo de las relaciones entre ambas partes coreanas y la nueva historia de la reconciliación nacional, nueva época de coprosperidad.

Son invariables la posición y la voluntad de la RPDC sobre la ejecución de la Declaración.

 
KCNA