KCNA, USA

Comentario sobre los disparates del senador norteamericano Ted Cruz

Cardboard cut outs of the faces of three candidates for the Republican nomination for the 2016 US Presidential election (L-R) Ted Cruz, Donald Trump and Marco Rubio, are seen set up on urinals in a pub in London on March 1, 2016 as part of an informal poll for customers to log which they dislike the most. Part of the satirical television show The Last Leg, customers at the pub are able to choose which urinal to use and then log their poll on a list on the wall afterwards. / AFP / JUSTIN TALLIS

Recientemente, el senador estadounidense Ted Cruz se atrevió a insultar la dignidad de la Dirección Suprema de la RPDC.

Su disparate no se interpreta como opinión personal de Ted Cruz sino refleja la visión sobre Corea de las fuerzas conservadoras dentro del Congreso, por lo cual constituye una provocación política contra nuestro país.

Ahora es el momento delicado en que el diálogo RPDC-EE.UU. cayó en el estado de inercia y la situación se halla en el dilema de relajamiento continuo o regreso al enfrentamiento. En esta circunstancia, el pronunciamiento imprudente del congresista resulta un acto muy peligroso como echar gasolina en el fuego.

Cruz es el descendiente de un exiliado cubano y se había puesto al frente en rechazar el plan de la anterior administración norteamericana de restablecer las relaciones con Cuba criticándolo como «error trágico».

En octubre de 2016 cuando en la Asamblea General de la ONU quedó aprobado por la abrumadora mayoría de votos a favor el proyecto de resolución en demanda de levantamiento del bloqueo norteamericano contra Cuba, ese desperdicio biológico abogó por mantener la sanción anticubana describiéndola como política y ley de EE.UU.

En 2016 cuando se presentó como candidato republicano a las elecciones presidenciales de EE.UU., recibió la apreciación de «maníaco de guerra» al decir que el acuerdo nuclear de Irán perjudica dramáticamente los intereses de EE.UU. y si llega a ser presidente, asestaría inmediatamente el ataque militar contra el país pérsico.

Cuando ocurrió en marzo de 2016 en Bruselas, Bélgica, un incidente de ataque terrorista, él fue criticado por el círculo político de EE.UU. como racista debido a su actitud de tratar a las personas musulmanas como criminales, a partir de lo cual reclamó cancelar inmediatamente el plan de recibir a refugiados sirios y redoblar la patrulla y vigilancia en los poblados musulmanes en suelo norteamericano.

Hasta los senadores veteranos republicanos habían dicho que sería un gran desastre si Ted Cruz logra ser el aspirante presidencial por el Partido Republicano.

En el interior del país y hasta en el Partido Republicano, él se ha ganado la mala fama de «ultraderechista detestado por todos», «mentiroso» y «diablo disfrazado de hombre».

Su comportamiento deja en claro que él es un resto del nazismo penetrado de la extremada misantropía o un histérico y psicópata.

No perdonaremos a cualquiera que se atreva a ofender la dignidad de nuestra Dirección Suprema y ajustaremos sin falta las cuentas de ello.

KCNA

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén