Gazteria / Juventud, GEIJ, Juche, KCNA, KHED DPRK RPDC, Kim Il Sung, Kim Jong Il, Kim Jong Un, PTC

KIM JONG UN recorre lugares de batalla revolucionaria de Paektu

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Kim Jong Un, Presidente del Partido del Trabajo de Corea y del Comité de Estado de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de la RPDC, recorrió los campos de batalla revolucionaria de la zona del monte Paektu.

Le acompañaron Choe Ryong Hae, miembro del Presidium del Buró Político del Comité Central del PTC, primer vicepresidente del CE y presidente del Presidium de la Asamblea Popular Suprema de la RPDC, el general de ejército de las fuerzas terrestres Pak Jong Chon, jefe del Estado Mayor General del Ejército Popular de Corea, los comandantes de tropas del EPC, los jefes de cuerpos de ejército y los cuadros del CC del PTC.

Reviste gran significado histórico la visita a los campos de combate revolucionario del Paektu del gran líder de nuestra revolución quien abre una era de salto de la revolución en desarrollo.

Recordando las huellas dejadas por el Presidente Kim Il Sung en los campos de batalla del Paektu y el noble espíritu de los mártires revolucionarios antijaponeses, el Máximo Dirigente Kim Jong Un pasó revista a los lugares de batalla revolucionaria y de interés histórico-revolucionario del distrito de Samjiyon, los vivaques para los visitantes, el campamento de Mupho y el lugar de batalla revolucionaria de Taehongdan, donde hizo conocimiento del estado de mantenimiento de los lugares de batalla revolucionaria de la zona del monte Paektu y del recorrido por esos sitios e indicó la importancia histórica de la educación en las tradiciones revolucionarias y los remedios para intensificarlas más.

Cabalgando la zona de Paektu junto con sus acompañantes, el Máximo Dirigente recordó con emoción la trayectoria ensangrentada de la guerrilla que escribió con letras mayúsculas la primera página de la historia de la Revolución Coreana.

El distrito de Samjiyon fue convertido más excelentemente en el distrito natal de la revolución y en el centro, el campo de experimentación y gran palacio de la educación en las tradiciones revolucionarias, señaló y prosiguió que esto es una manifestación de la férrea convicción y la voluntad inconmovible de nuestro pueblo para glorificar siempre como eterna línea de vida las gloriosas tradiciones revolucionarias y llevar a feliz término la causa revolucionaria del Juche, iniciada en el Paektu.

Destacó la necesidad de dar a los militantes del Partido, trabajadores, militares del Ejército Popular y jóvenes y niños escolares de nuevas generaciones la correcta comprensión de que las tradiciones revolucionarias del Paektu son las únicas de la Revolución Coreana que fueron preparadas con el inicio de nuestra revolución y mantenidas y desarrolladas constantemente en los anales de la revolución, y de infundir el correcto punto de vista de que gracias a estas tradiciones se demostró la inmortal vitalidad en la lucha de todas las etapas y formas de nuestra revolución y se ostentaron plenamente la dignidad y el honor de la patria.

Debemos vivir y luchar siempre con la idea de ataque del Paektu porque se presentan las nuevas generaciones como fuerzas protagónicas, se surgen nuevos problemas en la estructura política mundial y las relaciones sociales y clasistas se hacen cada día más intensas, junto con las maniobras de los imperialistas y los enemigos clasistas para derrumbar la base ideológica, la revolucionaria y la clasista de nuestro Partido, enfatizó y recalcó que armar firmemente con las tradiciones revolucionarias del Paektu constituye una necesidad importante y vital para continuar la revolución.

Son invariables la meta y la orientación de nuestro Partido en materia de formación de las reservas de la revolución para hacer asimilar a las nuevas generaciones la cualidad ideológica y espiritual y el modo de combate de los mártires revolucionarios antijaponeses, dijo y continuó que por lo tanto, nuestro Partido levantó en alto la consigna «¡La producción, el estudio y la vida a la manera de la Guerrilla Antijaponesa!«.

Recordó al Presidente Kim Il Sung quien pasó muchas penalidades para la restauración de la patria y la libertad y felicidad del pueblo y exaltó sus indelebles hazañas.

Señaló que reflexionando sobre la férrea voluntad del Presidente de aquel día quien atravesaba los montes escarpados añorando la patria socialista tan poderosa como hoy, llegó a saber con qué voluntad debemos defender las conquistas de nuestra revolución y con qué espíritu debemos continuar el único camino de generación en generación, y añadió que por eso cobró con más animo aun una mayor responsabilidad.

Destacó que en todos los campos de batalla revolucionaria y los lugares de interés histórico-revolucionario de esta zona está grabada la idea revolucionaria del Presidente Kim Il Sung y el Dirigente Kim Jong Il y para saber la idea de los líderes antecesores y la idea y espíritu revolucionarios de nuestro Partido, deben ser educados a través del recorrido.

Sobre todo, los miembros directivos de la revolución deben cursar la «Universidad Paektusan» mediante el recorrido por la zona de Paektu para prepararse firmemente como competentes y consecuentes activistas políticos semejantes al Presidente y el Dirigente, refirió.

Es la decisión y voluntad invariables de nuestro Partido mantener y defender las gloriosas tradiciones revolucionarias preparadas en el Paektu y superar las vicisitudes de la revolución con la indoblegable idea de ataque basada en las tradiciones, acotó y presentó los remedios para educar a todos los partidistas y trabajadores en estas tradiciones y materializarlas en todos los sectores de la vida social.

Instruyó sobre la importancia de organizar también en la estación invernal mucho más recorrido no de manera formal ni turística sino para que los integrantes del grupo de recorrido experimenten las penas y pruebas sufridas por los guerrilleros antijaponeses, lo que es la demanda del Partido, e insistió en la necesidad de levantar una vez más la ola en la campaña para armarse con el espíritu revolucionaria mediante el recorrido.

Refirió que hay que tomar la medida para rechazar y superar el fenómeno de descuidar la organización del recorrido al tratar los problemas referentes de manera práctica y quejarse de las condiciones y el de sustituir este trabajo por la lectura a las memorias de los guerrilleros antijaponeses.

Indicó que todas las organizaciones del Partido deben analizar y balancear plenamente la situación de esta campaña recién desarrollada y deben tomar las estrictas medidas concretas para desplegar constantemente y de manera intensiva esta labor importante.

Subrayó que realizó la visita a los campos de batalla revolucionaria de la zona del monte Paektu sacando el tiempo para crear el ambiente social de intensificar la educación en las tradiciones revolucionarias, que inculca a los militantes del Partido, trabajadores, militares y jóvenes y niños escolares, conforme a la situación actual, circunstancias, arduidad y el carácter prolongado de nuestra revolución que avanza con vigor por construir la potencia socialista próspera con la línea de autofortalecerse y autoprosperarse, presentada por nuestro Partido, y con el espíritu indoblegable, en medio de la inaudita campaña de bloqueo y presión de los imperialistas.

Reiteró que debemos defender siempre y materializar plenamente las tradiciones revolucionarias del Paektu, gran enciclopedia de nuestra revolución y patrimonio de nuestra nación.

Al cabo de su recorrido, el Máximo Dirigente volvió a subir al monte Paektu, sagrado de la revolución.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén