COVID-19, EPC, GEIJ, Historia, Juche, KCNA, KHED DPRK RPDC, Kim Il Sung, Kim Jong Il, Kim Jong Un, PTC, Songun, Tecnología

Departamento internacional del Partido del Trabajo de Corea publica artículo por el 75º aniversario del Partido

En ocasión del aniversario 75 de la fundación del Partido del Trabajo de Corea, el Departamento Internacional del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea hizo público el día 8 un artículo intitulado «Es infalible la causa del Partido del Trabajo de Corea guiado por el gran Dirigente».

Los militantes del Partido y los habitantes coreanos acogen el 75º aniversario de la fundación del PTC como fiesta revolucionaria más jubilosa, comienza el texto y prosigue:

Contemplando la bandera del Partido que flamea en el cielo de octubre y rememorando su trayectoria de 75 años coronada con victorias y glorias, millones de sus militantes y todos los habitantes del país rinden homenaje más sublime y gloria al Presidente Kim Il Sung, fundador del PTC y eterno líder, y al Dirigente Kim Jong Il, símbolo del PTC y su eterno jefe.

Y expresan los testimonios de confianza absoluta en el Máximo Dirigente del Partido, el Estado y las fuerzas armadas, Kim Jong Un, quien da firme continuidad a la idea y orientación de los líderes antecesores.

Provocan la admiración de la humanidad progresista el temperamento indoblegable y lucha heroica del pueblo coreano que sale siempre victorioso, pese a los brutales desafíos de los imperialistas y las peores adversidades originadas por la transmisión mundial de SARS-CoV-2 y los consecutivos desastres naturales. Y se enfoca la atención mundial en el liderazgo extraordinario del PTC y su clave.

La realidad de la República Popular Democrática de Corea donde repercuten los vítores del PTC es una muestra coherente de la historia de 75 años de esta organización y vuelve a evidenciar que la victoria de la causa del líder y del Partido por la independencia de las masas populares triunfará cuando se cuente con la guía de un gran líder.

En los días históricos en que fue elegido a los cargos supremos del Partido, el Estado y las fuerzas armadas, el Máximo Dirigente declaró solemnemente al interior y exterior del país su inconmovible voluntad de luchar firmemente por la victoria final conduciendo el Partido y el pueblo por el estilo del Presidente y el Dirigente. Durante 9 años desde entonces, él ha realizado imperecederas hazañas a registrarse con letras doradas en la historia dirigiendo al partido, la revolución, la patria y el pueblo.

Su proeza más notable realizada por el Partido y la revolución es haber fortalecido el PTC como orientador político más poderoso que mantiene generación tras generación la idea y dirección únicas del líder.

En los albores de la nueva centuria del Juche, el Máximo Dirigente analizó científicamente la identidad y continuidad de la idea revolucionaria del Presidente y la del Dirigente y las formuló oficialmente como Kimilsungismo-Kimjongilismo. Y declaró la transformación de toda la sociedad según esa doctrina como programa supremo de nuestro Partido.

Definió la esencia del Kimilsungismo-Kimjongilismo como idea de dar primacía a las masas populares y la presentó como ideal y modo políticos del Partido.

Otra hazaña reside en que él ha logrado con su magna práctica revolucionaria los milagros y cambios admirados por todo el mundo en todos los campos de la construcción de potencia socialista, de manera que se incrementara aún más el poderío estatal en general y llegara al plano cimero la posición estratégica del Estado.

La unidad monolítica de Corea, o sea, la cohesión entre el Líder, el Partido y las masas a base de la ideología única y el afecto, constituye la fuerza más poderosa del Estado siendo el fundamento de existencia del Partido y el Estado.

El Presidente del PTC enseñó que la confianza transforma al hombre y la época y garantiza el futuro y esto es la filosofía de fe de nuestro Partido, apuntando que si hay un único armamento absoluto capaz de dominar el mundo, eso sería la unidad monolítica entre el Partido y las masas.

Con el sacrificio y la confianza, formó una gran familia donde la patria y el pueblo confían su destino en el Comité Central del PTC, hecho que puso punto final a la lógica de garrote de los imperialistas.

Bajo la dirección de él, las fuerzas armadas de la RPDC se han convertido en invencibles filas combativas y entraron en la etapa elevada el armamento de todo el pueblo, la fortificación de todo el país y el desarrollo de la autóctona industria de defensa nacional. Así la capacidad de defensa nacional devino la garantía militar de la prosperidad de la patria, la victoria de la causa revolucionaria del Juche y la estabilidad de la Península Coreana y la región.

A través de la enérgica lucha del pueblo que considera como medios omnipotentes el espíritu de autofortalecimiento y la ciencia y técnica enseñados por el Máximo Dirigente, se ha completado la base material y técnica de la economía nacional independiente y preparado nuevo trampolín por la construcción económica y el mejoramiento de la vida poblacional.

El Mariscal Kim Jong Un presentó la estrategia de lucha para materializar la política exterior independiente y consolidó notablemente la posición internacional y las influencias de nuestro Partido mediante su extraordinario liderazgo y enérgicas actividades exteriores. He aquí su otra proeza excepcional.

Indicó uno tras otro todos los principios y las orientaciones de lucha presentados en la materialización de la política exterior, inclusive el problema de continuar firmemente el principio revolucionario y la posición Juche de los grandes Líderes, el de mantener la política exterior consistente en la independencia, la paz y la amistad y el de desarrollar las relaciones con el extranjero conforme a la elevada posición estratégica de nuestro Estado.

Durante los 9 años pasados, la RPDC obtuvo el formidable poderío nacional y grandes influencias creando de manera sucesiva y múltiple los milagros históricos sin precedentes aun en medio de los peores desafíos, ante los cuales habrían dejado de existir otros países.

Tal milagro no se puede pensar sin la sabia dirección del Máximo Dirigente quien trabaja abnegadamente con su estratagema genial, firme convicción, responsabilidad por el Partido y la revolución y cálido amor a la patria y el pueblo.

Avanzar con ímpetu hacia la nueva victoria sin vanagloriarse de las ya logradas, esto deviene el temperamento revolucionario del partido y pueblo coreanos.

El Partido del Trabajo de Corea, encabezado por el Máximo Dirigente Kim Jong Un, y el pueblo coreano probarán con hechos la justeza y el carácter invencible de su causa.

ACNC

Dejar una respuesta