GEIJ, Historia, Juche, KHED DPRK RPDC, Kim Il Sung

Ex-ministro de Justicia de Austria y presidente del Instituto Internacional de la Idea Juche

Entre los adeptos extranjeros a la imperecedera idea Juche concebida por el Presidente Kim Il Sung figura Hans R. Klecatsky que era ex ministro de Justicia de Austria y presidente del Instituto Internacional de la Idea Juche.

El dedicó casi toda su vida al estudio sobre la sociedad capitalista especializándose durante mucho tiempo en ciencia del derecho y la política capitalista y participando por un tiempo en actividades políticas.

Desde principios del decenio de 1980 empezó a prestar la atención a la idea Juche, porque le causaba muchas dudas el hecho de que se constituían en gran escala organizaciones de estudio de la idea Juche y se libraba enérgicamente el estudio sobre esa ideología en varios países y regiones del mundo.

Para él era incomprensible el hecho de que esa idea se divulgara a todo el mundo a través de océanos y continentes.

Con sorpresa y curiosidad, se aplicó a estudiar sobre la idea Juche.

Para el hombre la independencia es la vida y para él, que es ente social, la vida sociopolítica es más preciosa que la física. Para materializar cabalmente la independencia de las masas populares, es preciso realizar la liberación nacional, clasista y del ser humano…

Esta idea le sirvió de guía justa al austriaco que se devanaba los sesos en busca del camino verdadero para forjar el destino del ser humano.

Por fin tomó la decisión de ir a la patria de la idea Juche y visitó la República Popular Democrática de Corea en octubre de 74 de la era Juche (1985).

El Presidente Kim Il Sung le dio audiencia a Hans y su comitiva, ocasión en que, subrayando la necesidad de librar la lucha por materializar la independencia en todo el mundo en bien de la felicidad de la humanidad, dijo que deseaba luchar juntos por la verificación de la independencia de Europa, Asia, África y América Latina.

Durante su permanencia en Corea, recorriendo por varios lugares presenció la realidad de que la idea Juche se aplicaba cabalmente en todas las esferas de la RPDC, y se decidió a dedicar el resto de su vida a divulgar esta imperecedera ideología.

El mandatario coreano le dio otra audiencia al austriaco en septiembre del año siguiente, cuando éste hizo escala en Corea para ir a Japón como parte de su trabajo en el Instituto Internacional de la idea Juche.

En esa ocasión el anfitrión le dijo que lo había llamado para compartir una comida y preguntó por su salud. Durante la comida le contó sobre el encuentro con el ex primer ministro de la República de Austria, Bruno Kreisky, le invitó a probar los platos explicando uno tras otro sobre los productos especiales de Corea y analizó sobre el problema de la situación internacional.

Hans, que tuvo varios encuentros con el mandatario coreano, expresó con franqueza: “El amor al hombre, el humanismo y la moralidad del Presidente Kim Il Sung son tan calientes y nobles que atraen a todo el mundo y siempre nos hacen respetar y seguirlo.”

Es por esta razón que el austriaco pudo dedicar todo lo suyo a divulgar la idea Juche del Presidente, hasta el último momento de su vida.

Naenara

Dejar una respuesta