Cultura, Gazteria / Juventud, KHED DPRK RPDC, Naenara, Tecnología

Ho Won, joven coreano apasionado por la ciencia ficción

A cualquier persona le gusta soñar sobre su futuro.

Ho Won (23 años de edad), doctorando de la Universidad Kim Il Sung, siempre vive inmerso en el mundo de la ciencia-ficción, soñando con recoger las estrellas del cielo.

Desde la niñez soñaba con ser científico y leyó cuantos libros trataran sobre física. Terminada la clase, cuando muchos compañeros de su edad se aplicaban a leer novelas o libros de historia, Ho Won concentraba su atención en la ciencia, que era un mundo desconocido para él.

Cuando tenía 12 años de edad, un día tuvo la oportunidad de leer un libro sobre la astronomía, que le permitió saber que el espacio está lleno de enigmas. La curiosidad ingenua de descubrir el mundo espacial y su infinito sueño de recoger las estrellas del cielo y mostrarlas a sus amigos, lo condujeron a crear obras literarias de ciencia ficción. Sin más demora, empezó a escribir una novela sumergido en la fantasía sobre el cosmos lejano, el hueco negro, la supernova, la gigante roja y el llamado “planeta azul” donde, según dicen, viven los extraterrestres misteriosos. Su maestra y sus amigos fueron los primeros lectores de su obra. Ellos debatieron junto con él sobre el mundo de las estrellas y le dieron buenas sugerencias.

Gracias a su esfuerzo tesonero y la ayuda de su maestra y sus colegas, por fin Ho Won dio a  luz su primera novela de ciencia ficción, la cual se leyó con gusto por muchas personas.

Su sueño creció cada día más.

Según su deseo, se matriculó en la Facultad de Física de la Universidad Kim Il Sung donde se especializó en la física de cálculo. Aprovechando sus horas libres, se empeñó en crear una novela larga de ciencia ficción que permitiera dar a las personas ricos conocimientos sobre la ciencia. Aunque le costaba mucho trabajo el estudio, no dejó de escribirla.

Mientras obtenía buenas notas en el estudio, expuso la novela mencionada al cabo de tres años, atrayendo la atención de los círculos literarios y físicos.

Él, que vive en el mundo de la fantasía, dedica sus horas libres al estudio sobre la fotografía y el aprendizaje del patinaje artístico sobre el hielo. En su casa cría disímiles peces por lo que le llaman especialista de Carassius auratus.

Ho Won suele decir:

“Tal y como dicen, que la ilusión es la madre de la creación, estoy decidido a hacer realidad mi sueño en esta tierra. Y pienso que este es el camino para anticipar el brillante porvenir de la patria”.

Ho Won

Naenara

  1. Que bella historia, me encantaría poder leer esa novela.

Dejar una respuesta