GEIJ, Sur de Corea, USA

La falta de respeto de Kamala Harris daña la autoestima del pueblo surcoreano

Un episodio diplomático durante la visita del presidente surcoreano Moon Jae In a Estados Unidos la semana pasada desenmascaró el desprecio y la hipocresía de Estados Unidos hacia sus aliados.

Después de la conferencia de prensa conjunta de Moon y la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, el viernes, Harris fue captada por las cámaras «limpiándose» la mano inmediatamente después de estrechar la mano de Moon. Esta es una escena rara en ocasiones diplomáticas formales.

Han surgido controversias en las redes sociales y en algunos medios de comunicación estadounidenses como Fox News y el New York Post, mientras que la mayoría de los principales medios estadounidenses pro-régimen se han mantenido en silencio, como si no se hubieran dado cuenta en absoluto. Puede que sea solo una anécdota, pero el episodio refleja algún tipo de mentalidad estadounidense hacia sus aliados: una mentalidad poco sincera.

Por supuesto, los posibles escenarios podrían ser: Harris puede tener misofobia (un miedo irracional a la suciedad), puede ser un hábito sin malas intenciones, o es posible que Harris no haya recibido la capacitación adecuada sobre protocolos diplomáticos. Sin embargo, si se excluyen, quedaría otra explicación: Estados Unidos está lleno de un sentimiento de superioridad y simplemente menosprecia, o incluso desdeña, a otros países automáticamente.

Si Washington trata a Seúl como un igual con genuina sinceridad, ¿cómo es posible que no sepa que su aliado surcoreano, al igual que otros países del este de Asia, concede una gran importancia a la etiqueta social? Sin mencionar que dicho acto representa una falta de respeto en la mayoría de las culturas. Sin embargo, Harris lo hizo frente a las cámaras. La gente del sur de Corea naturalmente se sentirá incómoda.

Algunos cibernautas surcoreanos alzaron la voz sobre la marcha, calificándolo de insultante. Algunos incluso preguntaron: «¿Estados Unidos sigue siendo nuestro aliado?» según trascendió en los medios.

El incidente puede derramar agua fría sobre algunos surcoreanos que solían admirar a los Estados Unidos, haciéndoles ver el peso real de Seúl a los ojos de Washington.

El hecho de que Harris no se diera cuenta de los detalles sensibles de la diplomacia mostró la arrogancia de las élites estadounidenses y, al limpiarse la mano, la arrogancia podría dañar la autoestima de los demás, dijo Li Haidong, profesora del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de Asuntos Exteriores de China. el Global Times el martes.

No es la primera vez que Estados Unidos no respeta a sus aliados del Este de Asia. En 2019, durante la visita del entonces primer ministro japonés Shinzo Abe a Washington, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ni siquiera se molestó en hacerle espacio a Abe cuando se tomaron fotos grupales en la alfombra roja frente a la Casa Blanca, cuando Abe y su esposa estaban parado fuera de la alfombra, torpemente.

Estados Unidos, que ha estado aclamando y promoviendo la «igualdad» y la «libertad» en todo el mundo, es en sí mismo un país lleno de discriminación. En casa, sus controversias raciales nunca se detienen. En el extranjero, nunca considera a sus aliados como verdaderos socios iguales.

Para Estados Unidos, los aliados, incluidos Japón y el sur de Corea, pueden ser cruciales. Pero en el fondo del corazón de Washington, son compinches de los que Estados Unidos puede aprovecharse, dar órdenes, ignorar los protocolos diplomáticos y no preocuparse por sus sentimientos. Cuando Biden entró en la Casa Blanca, sorprendió al reconstruir las alianzas estadounidenses. Desafortunadamente, su equipo no parece ser mejor que el de Trump en este sentido.

Es posible que el episodio no tenga mucho impacto en las relaciones entre Washington y Seúl. Sin embargo, puede aumentar la insatisfacción entre el pueblo del sur de Corea hacia Estados Unidos. A diferencia de los expertos u observadores de asuntos internacionales, que tienden a analizar las noticias desde una perspectiva racional, la gente común se preocupa más por sus sentimientos intuitivos.

La decepción y la interpretación de algunos cibernautas surcoreanos del gesto de Harris pueden deberse a su falta autosuficiencia, ya que la diplomacia de Seúl no ha sido lo suficientemente independiente bajo la presión de Estados Unidos.

Siempre hay fuerzas anti-estadounidenses en el sur de Corea, que se quejan de la política exterior surcoreana de hacer seguidismo a Estados Unidos.

Este último episodio puede convencerles más de que depender en gran medida de los EE. UU. ya no es factible, ya que ni siquiera podrían ser tratados con respeto. Esto seguramente creará algunos problemas para Estados Unidos, que está promoviendo con entusiasmo su estrategia Indo-Pacífica, dijo Li.

Ai Jun, Global Times

Dejar una respuesta