EPC, GEIJ, Kim Jong Un

VII Conferencia de Veteranos de Guerra rinde homenaje a la generación que defendió y construyó la revolución

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con motivo del aniversario 68 de la gran victoria en la Guerra de Liberación de la Patria (27 de julio), todos los habitantes, oficiales y soldados del Ejército Popular dirigen el homenaje y saludo combativo a la orgullosa generación triunfadora de guerra, artífice de los méritos imperecederos que brillarán siempre en los anales de la historia.

La VII Conferencia Nacional de Veteranos de Guerra tuvo lugar solemnemente el día 27 de julio en la explanada frente al Monumento a la Victoria en la Guerra de Liberación de la Patria en esta capital.

Tomó parte en la ocasión el estimado camarada Kim Jong Un, Secretario General del Partido del Trabajo de Corea y Presidente de Asuntos Estatales de la República Popular Democrática de Corea.

Llegado al lugar de la conferencia, el Secretario General se reunió con los veteranos de guerra, quienes trabajaron largo tiempo en los cargos importantes de las instituciones del Partido, el gobierno y las fuerzas armadas, y les saludó cordialmente estrechando la mano con cada uno de ellos.

Mientras se interpretaba la canción de bienvenida, él salió a la tribuna con los veteranos de guerra.

En ese instante, se lanzaron fuegos artificiales y estallaron los vítores estruendosos hacia el Secretario General, símbolo del poderío de nuestro Partido invencible y Estado muy digno y bandera de todas las victorias y glorias.

Él respondió cordialmente a las aclamaciones y felicitó a los participantes en la conferencia y los veteranos de guerra de todo el país.

Asistieron al conclave los participantes en la pasada guerra coreana y los ameritados del tiempo de guerra quienes son protagonistas de la gran década.

Se distinguían los oficiales y soldados de las heroicas fuerzas armadas de la RPDC, los jóvenes y estudiantes de nueva generación, los profesores, trabajadores y matriculados de las escuelas revolucionarias.

Aparecieron también en la tribuna Choe Ryong Hae, miembro del Presidium del Buró Político del Comité Central del PTC, primer vicepresidente del Comité de Asuntos Estatales y presidente del Presidium de la Asamblea Popular Suprema de la RPDC, Jo Yong Won, miembro del Presidium del Buró Político y secretario del CC del PTC, y Kim Tok Hun, miembro del Presidium del Buró Político del CC del PTC y primer ministro de la RPDC.

Tomaron asientos de la tribuna los cuadros del Partido y el gobierno, Ri Il Hwan, O Il Jong, Jong Kyong Thaek y Kim Yong Hwan, y los secretarios responsables de los comités del partido en las provincias.

Estuvieron presentes además Pak Jong Chon, Kwon Yong Jin, Ri Yong Gil y otros funcionarios responsables de las instituciones de fuerzas armadas.

Una vez declarada la apertura, se interpretó solemnemente el himno nacional de la RPDC.

El estimado camarada Kim Jong Un pronunció un significativo y apasionado discurso de felicitación.

Se heredará con brillantez el gran espíritu heroico de la generación vencedora en la guerra

No puedo contener la alegría y conmoción al reunirme otra vez con ustedes, veteranos de la revolución, y festejar el significativo día de la victoria en la guerra de nuestra patria.

Rindo el saludo de agradecimiento a los respetables veteranos de guerra que protagonizaron el mito de milagros en el fragor encarnizado de 3 años, abrillantaron su época y toman parte así con sanidad en los festejos por Día de la Victoria en la Guerra, a los participantes en la Guerra de Liberación de la Patria y los hombres de mérito en tiempo de guerra de todo el país.

Además, rindo el sublime homenaje a los mártires del Ejército Popular y otros patrióticos que dedicaron su juventud y vida a la defensa de la soberanía y honor de la patria, y el saludo de fervorosa congratulación a todo el pueblo que acoge esta fecha de victoria en medio de la lucha vigorosa indoblegable.

También rindo el sublime homenaje a los mártires del Cuerpo de los Voluntarios del Pueblo Chino que derramaron a gusto su sangre en la misma trinchera contra la invasión imperialista en el tiempo más aciago de nuestra patria y el cordial saludo a otros veteranos del mismo cuerpo.

Los méritos acumulados por la segunda generación de la revolución que protagonizó la victoria en la guerra en el trayecto de desarrollo vertiginoso de nuestra República se resaltan en la cúspide histórica.

Gracias a que los valerosos defensores de la patria de la década de 1950 rechazaron a ultranza la invasión bandidesca de los imperialistas norteamericanos, varias generaciones posteriores podemos gozar de la dignidad del pueblo independiente sin conocer el martirio de ser esclavos.

Lo más preciado y valeroso de entre las proezas de la generación vencedora en la guerra que están inscritas con letras doradas en los anales de nuestra patria es el espíritu y ambiente de lucha heroica.

La capacidad espiritual tenaz de los miembros del Ejército Popular, que se lanzaron sin titubeo a la ofensiva decisiva para defender sin fin el juramento tomado en aras del Partido y el Líder, y manifestaron la bravura del ave fénix adorando solo a la Comandancia Suprema, incluso en pésimas circunstancias, engendró la mitología que asombra a todo el mundo.

Fue precisamente esa generación vencedora en la guerra, la que debió encargarse a sus espaldas pesadas cargas de rehabilitar el país arruinado liquidando las heridas de la guerra.

Gracias a los honrosos constructores que acortaron el tiempo con tenacidad sin aflojar el cinturón, la Corea heroica pudo esparcir más brillo como la de Chollima y lograrse con éxito las tareas históricas del desarrollo simultáneo de la industria y la defensa de la patria, atajo a la prosperidad y florecimiento.

Las excelentes tradiciones de apoyo absoluto al Comité Central del Partido y de defensa con auges revolucionarios que toman como prototipos nuestro Partido y pueblo, década tras década, y el noble ambiente colectivista de «Uno para todos y todos para uno» y los lazos de seres comunistas también fueron creados por esta generación respetuosa de la revolución.

En cada década de la construcción socialista nuestros veteranos de guerra y personas de mérito en tiempo de guerra brindaron su servicio invariable, poniéndose a sí mismos en aquel tiempo de guerra en que tuvieron que derramar la sangre por entre las lluvias de balas, y guiaron a las nuevas generaciones a vivir y luchar con honestidad y de modo intransigente.

Esto es el noble mundo espiritual de la generación vencedora en la guerra, la cual respetamos sin fin y agradecemos.

Los defensores y constructores de la patria de la década 1950, quienes defendieron con honor a nuestra gloriosa RPDC y asentaron el espíritu heroico infatigable, que debemos legar generación tras generación, son los benefactores y maestros sinceros a quienes debemos alabar y seguir para siempre.

La honrosa misión de las posteridades de la generación vencedora en la guerra consiste en heredar con brillantez la gran tradición de victoria y el espíritu heroico creados bajo la dirección del gran Líder y Partido y fortificar aún más este país defendido y construido por los mártires.

Se conservan con solidez las conquistas de la revolución que la generación vencedora en la guerra obtuvo a costa de la sangre, y es prometedora la causa socialista de nuestro Estado.

Si ustedes se mantienen sanos, con ello nos sirven de apoyo y estímulo ilimitados a nuestro Partido, pueblo y revolución.

Extiendo una vez más el saludo de agradecimiento a los preciados veteranos de guerra y camaradas de mérito con motivo del aniversario 68º del triunfo en la gran Guerra de Liberación de la Patria y deseo salud y sanidad a todos ustedes.

Kim Jong Un

Terminado el discurso, volvieron a estremecer las vivas estruendosas y se dispararon los fuegos artificiales.

Mirando con los veteranos la estatua «Victoria» alumbrada de maravilla, el Secretario General expresó la convicción de que el gran espíritu y voluntad forjados por el 27 de Julio serán la eterna fuerza motriz que acelerará el avance y desarrollo de la construcción socialista.

La cita quedó clausurada mientras se expresaban el agradecimiento profundo al Secretario General, quien sitúa en la cima de gloria la vida de los veteranos de guerra, y la firme decisión de apoyar siempre con fidelidad al CC del Partido.

La VII Conferencia Nacional de Veteranos de Guerra demostró la firme voluntad del pueblo coreano de alcanzar la victoria final de la causa socialista al marchar audazmente bajo la dirección del estimado camarada Kim Jong Un, reproduciendo el espíritu de defensa de la patria y la revolución y el estilo de lucha de autoconfianza y perseverancia, que tuvieron los héroes de la gran década.

ACNC y Voz de Corea

Dejar una respuesta