GEIJ, MINREX

¿Quién causa la crisis humanitaria?

Defender los derechos soberanos y la dignidad de los seres humanos y asegurarles sus condiciones de vida aún más estables constituyen un asunto de mayor importancia en el trabajo humanitario, y la sociedad internacional se ha esforzado incesantemente por liquidar los males sociales de toda índole y las consecuencias de los crímenes de derechos humanos que sufre la humanidad desde hace mucho tiempo.

En la Sesión 63º de la Asamblea General de la ONU, acontecida en diciembre de 2008, se expresaron grandes preocupaciones por los actos de violencia que persisten contra las gentes en condiciones difíciles tales como la discriminación sexual, la violencia sexual y el maltrato a los infantes y condenando los actos que ejercen influencias negativas a la cooperación humanitaria, designaron el 19 de agosto como Día Mundial del Humanitarismo.

Sin embargo, si miramos al mundo se incrementa rápidamente la cifra de los pobres y refugiados en todos los lugares como si desafiara a tales esfuerzos de la sociedad internacional, y ocurren constantemente los crímenes indescriptibles de lesa humanidad.

Sobre esto, los pueblos del mundo preguntan unánimemente:

¿De verdad, quién causa la crisis humanitaria?

El obstáculo principal de la realización del ideal del humanismo que aprecia la dignidad y el valor del ser humano y presenta la justicia, la igualdad, el desarrollo y la prosperidad como su ideal y la fuente de todo tipo de calamidades humanitarias, son las sociedades en que reinan todo tipo de crímenes de derechos humanos, debido a la omnipotencia del oro y la ley de la selva y los países que acarrean infinitas calamidades humanitarias, violando la soberanía e interviniendo en los asuntos internos de otros países.

Esos países son los occidentales precisamente.

En estos países, las masas populares trabajadoras privadas de los elementales derechos del ser humano se convierten en pobres miserables y víctimas de los crímenes de derechos humanos y subsisten a duras penas cada día.

Según los datos publicados por algunas prensas occidentales e institutos de derechos humanos, en un país del occidente el 20 % de las mujeres que tiene más de 15 años sufre violencia física y sexual y se incrementó en un 77% la cifra de las mendigos vagabundos, en comparación con el tiempo anterior y en otro país cientos de miles de niños se ven forzados al trabajo del esclavo de la versión moderna en los hogares y campos.

En las sociedades en que los crímenes de discriminación racial de todo tipo ocupan más de la mitad de la cifra de todos los crímenes y se fabrican con mucho trabajo las leyes para reprimir a los pueblos, el humanismo no tiene ningún sentido.

A pesar de que esta es la realidad, actualmente algunos países del occidente alzando sin vergüenza alguna el cartel de los “derechos humanos” y la “democracia”, de los cuales no tienen cara para hablar, perpetran abiertamente los actos de agresión e intervención a otros países soberanos.

A pesar de que el mundo ya sabe bien que las filas de refugiados que se incrementan cada año son producto de las guerras civiles y los conflictos sangrientos organizados por el occidente, el hecho de que el occidente trata a los refugiados como los criminales y encierra separando a los padres y niños y tolera tácitamente el tráfico de seres humanos, la violencia sexual, el trabajo forzado y los actos de tortura promoviéndolos consterna al mundo.

Hoy es importante crear la capacidad de enfrentamiento a escala mundial a diferentes situaciones en base del ideal y espíritu del humanismo internacional, pero también la búsqueda clara de la causa de las calamidades y la toma de las estrictas medidas son asuntos que anhela la humanidad ansiosamente.

La sociedad internacional tiene que juzgar correctamente quién es el autor que causa la crisis humanitaria y luchar firmemente contra los actos inhumanos del occidente que provoca incalculables desgracias y calamidades a la humanidad.

MinRex

Dejar una respuesta