KCNA

El capitalismo tiene sus días contados

Hace poco, Putin, Presidente de Rusia, en su discurso pronunciado en la reunión anual del Club del Debate Internacional “Valdai” mencionó que el capitalismo, que constituye la base del orden social en la mayoría de los países, vivió toda su vida y ha llegado a su final, y que dentro de su marco es imposible buscar la salida para librarse de las contradicciones que se enredan complicadamente cada día.

Aclaró que debido a la distribución desequilibrada de los bienes materiales hasta en los países y regiones más ricos, se agravan las desigualdades no solo en los países individuales sino también a escala internacional y en consecuencia ocurren graves divisiones sociales.

La polarización de la sociedad que está llegando a un último extremo en los países capitalistas y sus contradicciones sociales como la crisis económica, la confrontación interétnica y la discriminación racial no sólo se han acumulado en uno o dos días, y éstos son el producto inevitable del propio sistema capitalista que inculca el extremo individualismo, egoísmo y la misantropía.

En el trágico aspecto del joven negro estadounidense que, en pleno día, se murió exclamando “no puedo respirar”, porque un policía blanco aplastó su cuello y de los desempleados y pobres que se llenan en las calles que se jactan de riquezas y lujos está reflejado como tal el estado real de la “democracia” y “prosperidad material” de las que tanto cacarea el Occidente.

Según la encuesta que se efectuó hace poco, en 34 países capitalistas dos tercios de los encuestados expresaron disgusto diciendo que el fenómeno de que los ricos se hacen cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres se ha tornado como un serio problema social difícil de solucionar.

La victoria de lo nuevo y la derrota de lo viejo son la verdad y la ley del desarrollo social confirmadas a través de la historia de la humanidad.

Hoy día, los países del Occidente preconizan el capitalismo diciendo que es el “modelo” del crecimiento económico y el “ejemplo” de la civilización moderna. Sin embargo, el capitalismo, extremadamente corrupto, degenerado y hundido en el abismo de la crisis socioeconómica sin salida está exhalando difícilmente su último suspiro.

MinRex

Dejar una respuesta