GEIJ

Levantar cuanto antes la potencia socialista, llamamiento de la V Conferencia de Precursores de las Tres Revoluciones

Quedó clausurada la V Conferencia de Precursores de las Tres Revoluciones: la ideológica, la tecnológica y la cultural.

Los oradores apuntaron que el mensaje programático del Secretario General del PTC, que conduce enérgicamente a la nueva etapa elevada el movimiento por la bandera roja de las tres revoluciones y el otro del grupo por las mismas cuya vitalidad se ha verificado en el trayecto histórico de la revolución coreana, llena de convicción de victoria y coraje a todos los participantes y los abanderados de las tres revoluciones y habitantes de todo el país.

Abordaron los éxitos y experiencias acumulados en el desarrollo dinámico del movimiento masivo por cumplir las tres revoluciones en pleno acato a la línea general del PTC.

Los oradores dijeron que los comités del Partido convirtieron el movimiento mencionado en el suyo propio controlando y remediando correctamente su situación general y realizaron sustancialmente el trabajo de glorificar las hazañas de guía del partido tomándolo como tarea principal.

Mencionaron los éxitos y experiencias obtenidas al orientar la labor ideológica a potenciar el poderío de colectivismo, tales como aprender el espíritu de lucha y modo de trabajo revolucionario de los obreros de la época de gran auge de Chollima y presentar como ejemplo las conductas adorables por los compañeros.

Recalcando que se lograrán mayor avance y salto cuando los funcionarios abran al frente el arremetedero, los intervencionistas recordaron que trajeron un avance notable en la modernización e informatización de los procesos productivos y las actividades de gestión al preparar el competente personal técnico propio y dinamizar el movimiento masivo por la innovación tecnológica.

Acotaron que con el espíritu revolucionario de autoconfianza, consolidaron la base material y técnica de las fábricas haciendo los equipos sofisticados con las fuerzas y tecnologías propias y avanzan intrépidamente hacia la meta más alta poniendo en pleno juego el poderío de colectivismo.

Realizaron el movimiento referido en el sentido de aunar las fuerzas de los profesores e investigadores y, mediante el otro por la conquista del título de Escuela con la Bandera Roja de Honor, hicieron a los educadores dedicarse por entero a las labores docentes con alto nivel profesional, de manera que pudieran contribuir a la educación de generaciones venideras y al desarrollo de la economía nacional.

Escuchando atentamente las alocuciones, los participantes coincidieron en que podrán dar un gran paso adelante también en el cumplimiento de la revolución técnica y la cultural cuando tomen como cuestión principal movilizar la fuerza espiritual de las masas y mantener firmemente el principio colectivista al anteponer la labor ideológica.

Durante las intervenciones, se han presentado una serie de éxitos logrados en la materialización de las políticas del Partido por las organizaciones de éste al hacer reflejar en vista de la realidad las metas del movimiento por la bandera roja de las tres revoluciones, exigir a las entidades incorporadas al mismo elevar constantemente su combatividad en los trabajos por el bien del pueblo y guiar a los integrantes del grupo de las tres revoluciones a cumplir el papel protagónico en la normalización de producción y la modernización.

Las alocuciones se profundizaron en cuanto a algunas desviaciones que impiden la implementación de la línea de las tres revoluciones.

Los oradores juraron hacer del movimiento en cuestión el efectivo de masas, que promueve la construcción socialista, y el motor real de desarrollo de cada unidad, al redoblar los esfuerzos con la intención de probar su fidelidad al Partido y la revolución con orgullosos éxitos en el cumplimiento de tres revoluciones.

Los participantes realizaron un estudio intensivo para asimilar la idea y espíritu principales del mensaje del estimado camarada Kim Jong Un, enviado a los participantes en la V Conferencia de Precursores de las Tres Revoluciones.

Esa misiva histórica es el gran programa de ejecución y bandera combativa que aclara las tareas de lucha y remedios correctos para lograr nuevas innovaciones y cambios en todos los dominios de la construcción socialista mediante el impulso de las tres revoluciones en todas las bases revolucionarias.

Se ofreció la explicación sobre la idea principal y contenido importante del mensaje «Logremos el desarrollo integral del socialismo enardeciendo más las llamaradas de las Tres Revoluciones».

El intérprete recordó que en su misiva, el Secretario General enseñó que el espíritu fundamental de la presente conferencia reside en impulsar enérgicamente el desarrollo simultáneo y equilibrado de todas las esferas de la vida social del Estado y todas las regiones del país teniendo como motor las tres revoluciones, y presentó la consigna a levantar en alto: «¡Produzcamos las tres revoluciones en todas las bases revolucionarias!».

Argumentó sistemática y hondamente que él planteó la idea original de desatar las tres revoluciones en toda la sociedad y aclaró las tareas y remedios globales para cumplirlas.

Llamó a todos los participantes a comprender y afirmar de nuevo la posición estratégica y el sentido transformador de la línea sobre las tres revoluciones, que mantiene invariablemente el Comité Central del Partido en la construcción del socialismo y el comunismo, y ponerse al frente de la lucha por hacerlas más fuertes en todo el país.

A través del estudio, los participantes pudieron conocer bien con qué decisión y coraje deben trabajar para obtener un nuevo desarrollo de los respectivos sectores, unidades y regiones desempeñando el papel de vanguardia de la transformación del hombre y protagonista de innovación colectiva en la delantera de cumplimiento de la revolución ideológica, la técnica y la cultural.

Llamamiento a los abanderados y miembros del grupo de las tres revoluciones y los trabajadores de todo el país

La V Conferencia de Precursores de las Tres Revoluciones aprobó un llamamiento a los abanderados y miembros del grupo de las tres revoluciones y los trabajadores de todo el país.

El documento exhortó encarecidamente a todos los destinatarios a glorificar la gran era de Kim Jong Un como esplendor de las tres revoluciones y tiempo de desarrollo integral de la construcción socialista, en estricto apego a la consigna «¡Produzcamos las tres revoluciones en todas las bases revolucionarias!».

La transformación de toda la sociedad según la idea revolucionaria y voluntad del estimado camarada Kim Jong Un es la aspiración de todos nosotros que vivimos en la época gloriosa y el llamamiento solemne de la revolución, apuntó y prosiguió:

En la época actual, el problema esencial y mayor prioridad de la revolución ideológica es identificar todo el partido y toda la sociedad con la idea revolucionaria del estimado camarada Kim Jong Un.

¡Seamos todos los soldados revolucionarios de verdad que hayan encarnado la idea revolucionaria del estimado camarada Secretario General y seamos idénticos a él en pensamiento, acción y coraje!

¡Que los habitantes de todo el país desde el extremo norte de la patria hasta la isla apartada se unan de cuerpo y alma para formar un organismo vivo que respire y actúe según la idea y voluntad del Comité Central del Partido!

¡Que todo el pueblo se prepare fuertemente en la idea y convicción y como patriota ferviente y comunista!

La fe en el socialismo es el pilar espiritual y fuerza del pueblo coreano, señaló el llamamiento y exhortó a todos los habitantes a prepararse como defensores consecuentes del socialismo y encarnados del espíritu de dar primacía a nuestro Estado, dispuestos a defender a costa de la vida el régimen socialista.

El amor y afecto por el ser humano y las virtudes y abnegación por la sociedad y el colectivo son la imagen y naturaleza del socialismo al estilo coreano, remarcó el texto y prosiguió:

¡Convirtamos toda la sociedad en una gran familia llena de virtudes y humanidad donde todas las entidades y centros de trabajo sepan compartir las alegrías y penas en los momentos más difíciles!

¡Establezcamos como estilo de nuestra sociedad eliminar el individualismo y el egoísmo con el fervor de colectivismo de uno para todos y todos para uno, superar lo injusto con lo justo y ayudar los adelantados a los atrasados!

¡Acabemos con los actos opuestos y ajenos al socialismo al dinamizar la ofensiva y lucha ideológicas de toda la sociedad y pueblo y no permitamos que la corrupta ideología y cultura del capitalismo se infiltren en el interior de nuestra sociedad!

Además, el documento instó a registrar grandes avances en la construcción económica mediante la marcha general de la revolución técnica y apoyar la revolución coreana ateniéndose al potencial de ciencia e industria.

Los científicos y técnicos son guías y exploradores de la revolución tecnológica, apuntó y les llamó a ser patriotas auténticos que escojan como tema de su trabajo las tareas de investigación, que desean la patria y aportarán beneficios al pueblo, y los apremiantes problemas científico-técnicos, que coadyuven al desarrollo de las entidades, y dediquen todo lo suyo por su solución.

Si toda la población domina la ciencia y tecnología, se hará la realidad a ojos vista el futuro maravilloso no sólo de 10 y 20 años por delante sino también de los 50 y 100 años próximos, aseguró y continuó:

¡Que cada habitante de cualquier sector, sea obrero de una fábrica o granjero de llanura cooperativa, tome parte activa en el movimiento masivo por la innovación técnica para llegar a ser ingeniosos e inventores que desempeñen un papel importante en la renovación técnica!

¡Seamos todos los estudiosos y ejecutores compartiendo las tecnologías avanzadas y aprendiendo lo que no sepamos para enriquecer nuestra vida con manos propias!

¡Hagamos flamear fuertemente las tres banderas rojas en las obras por el gran auge desplegando de modo sustancial el Movimiento por la bandera roja de las tres revoluciones!

Todo el pueblo debe poseer un noble espíritu y elevado nivel cultural, apropiados a la imagen y aspecto de nuestro gran Estado, he aquí la meta de la revolución cultural que debemos alcanzar.

La prosperidad de la nación y la superioridad del país dependen del desarrollo de la educación y es preciso convertir la patria en la potencia de talentos que envidie todo el mundo.

Al igual que los médicos militares del tiempo de guerra que libraron una lucha abnegada para defender la vida del pueblo bajo la lluvia de balas y bombas bacteriológicas, los funcionarios de la rama de salud pública han de prepararse como verdaderos soldados sanitarios con gran filantropía y alto nivel profesional y como mensajeros que trasladen a cada corazón del pueblo el amor del Partido madre y la gratitud del régimen socialista.

A los funcionarios, creadores y artistas de la rama de literatura y arte les toca crear grandes funciones artísticas de fuerte carácter llamativo e influyente para hacer reinar en todo el país el inagotable fervor revolucionario y de lucha.

Hay que dinamizar en todas las unidades el deporte masivo y las actividades culturales y artísticas masivas a fin de llenar todo el país del ímpetu y optimismo revolucionarios.

Es preciso mantener limpias las avenidas, aldeas, hogares y centros de trabajo con el cálido patriotismo y dominar bien los montes y ríos de la patria para legarlos a las generaciones venideras.

Hace falta materializar cabalmente el ambicioso programa del Partido en materia de la construcción del campo socialista para abrir nueva era de gran transformación de las zonas rurales y locales.

Todos deben armarse con la conciencia clasista antiimperialista y tomar parte activa en los ejercicios de defensa civil para consolidar las tierras natales, poblados y centros de trabajo como baluarte de la resistencia de todo el pueblo y bastión en defensa de la patria que sean inexpugnables ante cualquier invasión sorpresiva de los enemigos.

La bandera roja de las tres revoluciones no es una muestra de la sala de presentación del historial sino la de lucha y avance que debe flamear siempre en el corazón de las masas.

Si los funcionarios y trabajadores de todos los sectores y unidades redoblan sus esfuerzos y reúnen las fuerzas, por encima de sus potencialidades y límites de su capacidad, en todos los campos de las tres revoluciones, se cambiará magníficamente nuestra patria y se cumplirá con antelación la causa histórica de edificar una potencia socialista.

¡Prosigamos nuestra revolución y avance superando todas las pruebas por ese día en que la orgullosa bandera roja de las tres revoluciones cubra todo el país y para hacer realidad nuestro sueño e ideales y legar una potencia socialista desarrollada a nuestra querida posteridad!

¡Que todos traigan con todo empeño la nueva era de auge de las tres revoluciones y el tiempo de desarrollo integral de la construcción socialista por el estilo nuestro, unidos compactamente en torno al gran camarada Kim Jong Un!

ACNC

Dejar una respuesta