GEIJ, USA

La falsedad de la “libertad religiosa” cacareada por Estados Unidos

El 18 de noviembre pasado, el Departamento de Estado de los EE.UU. realizó una farsa en la cual designó a su antojo a 10 países como  China, Rusia, Irán, Pakistán, Myanmar y la propia Corea como “países de preocupación especial sobre la libertad religiosa”.

En todos los países, el aseguramiento de la libertad religiosa está basado en la tradición histórica, las costumbres y el ambiente sociopolítico de los países respectivos y el credo debe contribuir al desarrollo sano del país y de la nación.

Además, el estándar internacional sobre el aseguramiento de la libertad religiosa no fue creado por los EE.UU.

A pesar de esto, los EE.UU. están cuestionando el problema de la libertad religiosa de otros países con un cartabón que ellos mismos han creado arbitrariamente.

Entonces, ¿cómo es la realidad de la “libertad religiosa” en los EE.UU.?

En noviembre de 2016, en el estado de Florida de los EE.UU., un hombre de 59 años, que estaba absorbido en pensamientos anti-islámicos, amenazó a una familia islámica diciendo que quemaría una casa que ellos planeaban comprar. Y en febrero de 2017, un hombre que vivía en la ciudad de Miami del estado de Florida lanzó injurias a los islámicos y los amenazó diciendo que los mataría a tiros. Estos hechos causaron un escándalo.

En abril de 2018, en el estado de Kansas, 3 hombres fueron impedidos al intentar volar un apartamento donde viven islámicos somalís y una mezquita islámica que está lindada con el apartamento, y en el estado de Luisiana, un joven de 22 años perpetró incendios a 3 iglesias bautistas, que son utilizadas por estadounidenses de origen africano, desde el marzo hasta abril de 2019.

En octubre de 2010, la revista estadounidense “Smithsonian” lamentó que, aunque los materiales didácticos de historia utilizados en las escuelas de los EE.UU. explican que muchos callejeros llegaron al continente americano en busca de libertad religiosa en la década de 1620, pero que estas solo son palabras ya que en realidad se encontraron con tragedias sangrientas.

En abril de 2019, el Centro para el Progreso Americano (Center for American Progress) indicó que, aunque los EE.UU. se jactan de ser un país basado en el principio de la libertad religiosa, hoy día tal principio se enfrenta a una gran amenaza y señaló que la llamada libertad religiosa de los estadounidenses no pasa de ser una hipocresía para imponer todo a subordinarse a los intereses de los cristianos privilegiados.

En agosto, la agencia AP de los EE.UU. reportó que, según los resultados de una encuesta, el 35% de los encuestados respondieron que sus libertades de religión están siendo amenazadas y, sobre todo, la mitad de los estadounidenses reconocieron que la libertad de los islámicos está siendo severamente amenazada.

La agencia continuó planteando que, aunque el Departamento de Justicia de los EE.UU. organizó un comité de investigación de la libertad religiosa en julio de 2018, esta medida fue tomada, al contrario, para legalizar la discriminación en contra de comunidades más vulnerables bajo el pretexto de la libertad religiosa.

Según los datos del análisis sobre los crímenes de odio perpetrados en EE.UU. realizado por el FBI, casi el 80% de los crímenes de odio que partieron de motivos religiosos desde 2017 fueron originados por las tendencias anti-islámicas y antijudías.

Todos estos hechos demuestran claramente que la “libertad religiosa” que es cacareada por el gobierno de EE.UU. no es más que una falsedad y un engaño, y un instrumento político para intervenir en los asuntos internos de otros países.

Los EE.UU. deberán asegurar la libertad religiosa de su propio país antes de criticar la libertad religiosa de otros países.

MinRex

Dejar una respuesta