EPC, GEIJ

74º aniversario de la fundación del Ejército Popular de Corea

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El 8 de febrero se cumple el 74º aniversario de la fundación del heroico Ejército Popular de Corea, fuerzas armadas revolucionarias regulares, herederas de la tradición de la Guerrilla Antijaponesa,

Después de haber puesto coto a la dominación colonial del imperialismo japonés y liberado el país el 15 de agosto de 34(1945) de la Era Juche, el Presidente Kim Il Sung presentó la construcción del ejército regular como una de las inminentes e importantes tareas.

Publicó numerosas obras maestras que sirvieron de guía para lograrlo. Incluso, escogió personalmente el solar para su escuela militar.

Organizó las tropas regulares de varias armas como las de tanquistas, artilleros, zapadores y comunicadores y promovió las labores para resolver por cuenta propia los armamentos necesarios.

Gracias a su dinámica dirección, se dio perfecta solución a todos los problemas de la construcción de las fuerzas armadas regulares, entre ellos primeramente, la formación de los cuadros político-militares, la estructuración de las unidades de varias armas y la preparación de la base de la industria de guerra independiente.

El 8 de febrero de 1948, el gran Líder Kim Il Sung, proclamó con alto orgullo el nacimiento del Ejército Popular de Corea,  antes de su solemne desfile.

Planteó la autóctona idea de construir las fuerzas armadas regulares con las fuerzas propias y aclaró los remedios al respecto.

Despachó a los combatientes antijaponeses a diferentes localidades del país, hizo acondicionar las bases de formación de cuadros políticos y militares y trabajó incansablemente para sentar el fundamento de la industria de defensa nacional de carácter independiente.

A dos años de su fundación, el EPC se enfrentó con las tropas agresoras del imperialismo norteamericano que se jactaba de su «supremacía» en el mundo. Los yanquis invadieron por sorpresa la RPDC el 25 de junio de 1950 con la movilización de ingentes fuerzas armadas de sus países seguidores.

«La Guerra de Liberación de la Patria fue un conflicto entablado entre el joven EPC, que llevaba apenas dos años desde su nacimiento como fuerzas armadas regulares, y los norteamericanos que se vanagloriaban de no haber sufrido ni una derrota en más de 110 guerras. Los estadounidenses movilizaron a la guerra coreana millones de efectivos y los armamentos que se consideraban ultramodernos hasta entonces.

En fin, la Guerra de Liberación de la Patria de 3 años fue la confrontación entre el rifle y la bomba atómica. Nadie imaginaba la victoria del pueblo coreano.»

Kim In Dok, conferenciante del Museo Revolucionario de Jonsung

Tanto los uniformados como los civiles lucharon valientemente en el frente y la retaguardia, con la firme seguridad de que saldrían victoriosos sin falta por contar con el gran Líder y con el férreo espíritu de defensa de la patria.

La victoria en la Guerra de Liberación de la Patria fue la gran demostración del invencible poderío del EPC orientado por el Presidente Kim Il Sung. Se continuó con la construcción de un poderoso Estado socialista soberano, autosuficiente y autodefensivo en Corea, la construcción de una nueva sociedad, la rehabilitación posbélica, dos etapas de la revolución social y la edificación socialista.

A finales del siglo XX, frente al derrumbamiento del sistema socialista en el mundo y la creciente ofensiva de las fuerzas aliadas imperialistas encaminada a aislar y estrangular a la RPDC, bajo la acertada dirección del Dirigente Kim Jong Il, practicó en todos los aspectos la original política de Songun. De este modo defendió el socialismo, el supremo interés del país, la nación y condujo la Marcha Penosa y la forzada hacia la construcción de una potencia socialista.

Dado que se debía construir el socialismo en medio de la amenaza militar y el asedio por parte del imperialismo, Kim Jong Il definió al Ejército Popular como fuerza medular de la revolución e hizo que el ejército, siendo el ejemplar en todas las labores, abriera brecha para la construcción de la economía socialista.

Bajo la dirección del camarada Kim Jong Un, se impulsó la construcción del ejército partidista y se formaron todos los militares como los fuertes en la ideología, convicción revolucionaria y obligación moral.

Una vez presentada la línea de desarrollar paralelamente la construcción económica y la de las fuerzas armadas nucleares en vista de la situación política-militar creada y la exigencia de la revolución en desarrollo, se logró en corto tiempo la gran obra histórica del perfeccionamiento de las fuerzas armadas nucleares y se imprimió un cambio trascendental en el fortalecimiento de la capacidad de defensa nacional, garantizando la seguridad del Estado y del pueblo y el futuro.

Gracias a la lucha del EPC, fiel a su misión de creador de la felicidad del pueblo y explorador de nueva civilización, se han levantado por doquier del país numerosas creaciones monumentales que contribuyen a la prosperidad del país y al mejoramiento de la vida poblacional.

Pancarta: «¡Sirvientes al pueblo y a la patria!»

Dejar una respuesta