COVID-19, Kim Jong Un

Kim Jong Un pronuncia discurso en la reunión de combatientes de medicina militar del Ejército Popular de Corea

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El estimado compañero Kim Jong Un, Secretario General del Partido del Trabajo de Corea y Presidente de Asuntos Estatales de la República Popular Democrática de Corea, se reunió el día 18 con los combatientes de la rama de medicina militar del Ejército Popular de Corea, que realizaron méritos indelebles al cumplir la sagrada misión de defender la capital y el pueblo en la campaña antiepidémica de máxima emergencia, para felicitarles y estimularles.

Según la orden especial del Secretario General, ellos se congregaron en la Casa Cultural 25 de Abril que estuvo caldeada de emoción y júbilo de los reunidos por acoger el momento de orgullo y felicidad de encontrarse con él.

Tal encuentro ha sido el deseo vehemente de ellos cuando libraban la guerra enconada para acabar con el SARS-CoV-2 a riesgo de la vida.

Cuando él salió a la tribuna, estallaron en la audiencia las estruendosas vivas.

Si bien los combatientes no hicieron otra cosa que cumplir el deber correspondiente al ejército del partido y el pueblo, el Secretario General evaluó los esfuerzos y la lucha de ellos como mérito heroico que se registrará especialmente en el trayecto combativo del EPC.

Como si eso fuera poco, preparó esta cita significativa para volver a reconocerles y felicitarles para que todo el país y todo el mundo conozcan la gesta de los combatientes quienes le expresaban profundo agradecimiento.

El estimado compañero Kim Jong Un pronunció un discurso congratulatorio.

Los combatientes de la rama de medicina militar trabajaron más que nadie para pacificar la crisis profiláctica de la capital, dijo y, en nombre del partido, la patria y el pueblo, agradeció cordialmente a ellos que manifestaron el indomable espíritu e invencible combatividad del EPC y las nobles virtudes y constancia del ejército del partido, al bregar con convicción y coraje en el campo de la batalla con la epidemia en la capital, zona clave que decidía la victoria o la derrota de la lucha antiepidémica estatal.

Tal audacia y espíritu de sacrificio de los combatientes constituyen la característica mental que parte de la excepcional fidelidad de nuestros militares que conocen mejor la sincera intención de su comandante y no vacilan en llevarla a la práctica, apuntó.

La imagen verdadera de los efectivos de la medicina militar, grabada en la mente de los capitalinos en el sagrado trayecto de combate de los 91 días, fue la de soldados revolucionarios ilimitadamente fieles al PTC y de hijos y hermanos del pueblo, acotó y reconoció los méritos relevantes de ellos que defendieron con firmeza el valioso patrimonio de la revolución, gran unidad entre los militares y los habitantes que deviene la raíz de la sociedad coreana, demostrando el aspecto combativo del EPC que lucha a ultranza para cumplir las órdenes del partido.

Al resaltar el gran orgullo del PTC de contar con el fidedigno ejército revolucionario que mantiene siempre con dignidad el sagrado y glorioso decoro del cuerpo armado del pueblo, exhortó encarecidamente a todos los reunidos a servir con lealtad en el futuro también por nuestro Estado, partido y pueblo grandiosos y por nuestra gran dignidad y honor.

Cuando él concluyó sus palabras colmadas de amor y afecto por los soldados revolucionarios, todos los reunidos aclamaron llorando de emoción hacia él quien dispensa repetidamente grandes benevolencias concediendo a los combatientes comunes el honor de médicos militares en el frente y héroes de combate de hoy.

Él sostuvo un encuentro especial para felicitar a los que realizaron méritos excepcionales en la lucha antiepidémica de la capital.

Reconoció los esfuerzos de los citados estrechando la mano con cada uno de ellos que hicieron gran aporte a sublimar y manifestar en toda la sociedad las virtudes comunistas al trabajar con toda sinceridad para defender la vida y salud del pueblo partiendo de su fidelidad incondicional a las órdenes del CC del Partido y amor incondicional y abnegación por el pueblo.

Se retrató con ellos expresando la esperanza de que sigan sirviendo como competente y célebre médico militar de campaña que defiende la patria socialista, valiosa cuna donde el pueblo vive despreocupada y sanamente.

Todos los participantes expresaron la firme decisión de continuar el servicio por la patria y el pueblo considerando como riqueza más valiosa de la vida la confianza especial y sinceridad del Secretario General y demostrar más patentemente la invencible combatividad y temperamento heroico del gran ejército revolucionario de Kim Jong Un en todos los campos de la sagrada lucha por la defensa nacional y el desarrollo integral del socialismo al estilo coreano.

El mismo día, Kim Jong Un se fotografió en la explanada de la Casa Cultural 25 de Abril con los efectivos de la rama médica del Ejército Popular de Corea.

Esta filmación de victoria se registrará en letras mayúsculas en la historia del PTC y el Estado.

Estuvieron colmados de emoción los combatientes de la rama médica del EPC por retratarse con el Secretario General en ese lugar histórico donde se ha declarado la victoria de la campaña profiláctica de máxima emergencia, tras escuchar el discurso de felicitación de él, símbolo de poderío del invencible PTC y de nuestro Estado digno y bandera de todas las victorias y glorias.

Cuando salió al lugar el Secretario General, todos los participantes rindieron homenaje con estruendosas vivas a él quien concede todo el honor al pueblo y los oficiales y soldados del EPC, si bien él mismo ha realizado la gran proeza, que brillará siempre en los anales de la patria, al conducir a la victoria la severa guerra con la epidemia haciéndose cargo del fatal flagelo nacional y trabajando con su previsión extraordinaria, energía sobrehumana y dirección destacada.

El estimado compañero Kim Jong Un respondió cordialmente al saludo de los fidedignos médicos militares de frente y héroes de combate que demostraron a todo el mundo su temple heroico en la campaña profiláctica de máxima emergencia para defender la vida y el futuro del pueblo.

Se retrató con ellos expresando la convicción de que estarán siempre presente en la memoria de la patria y el pueblo, junto con la historia de gran victoria de la campaña profiláctica, los méritos relevantes de la tropa especial del Comité Central del PTC que defendió a costa de la vida la confianza del pueblo en el partido y la noble tradición de la unidad cívico-militar pacificando al frente la crisis sanitaria sin precedentes en la historia.

Terminada la filmación, volvieron a estremecer el lugar las aclamaciones de «Kim Jong Un» y «Defensa a ultranza» que daban los efectivos del ejército revolucionario del partido.

Todos los participantes redoblaron la voluntad de cumplir la honrosa misión y deber de médico militar revolucionario del PTC en la lucha por la prosperidad del gran Estado y la tranquilidad del gran pueblo manteniendo el espíritu e ímpetu con que lograron victoria en la campaña profiláctica de la capital con la certeza de que no tienen nada que temer y triunfan sin falta porque cuentan con la dirección infalible del gran CC del Partido.

Dejar una respuesta