Gazteria / Juventud, Kim Jong Un

Escuelas Revolucionarias de Mangyongdae y Kang Pan Sok celebran sus 75º aniversarios

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Escuela Revolucionaria de Mangyongdae y la Escuela Revolucionaria Kang Pan Sok celebran significativamente el aniversario 75 de su fundación.

Bajo la guía del gran Partido del Trabajo de Corea que concede eterna vitalidad al linaje de la revolución del Juche iniciada en el Paektu, ellas mantienen década tras década y de siglo en siglo su honra de centro de educación para los hijos de los mártires revolucionarios y cantera de los pilares de la revolución coreana.

Escribiendo la trayectoria de desarrollo vigoroso gracias a la noble obligación moral revolucionaria de los grandes hombres sin pares y su concepción sobre las generaciones venideras, ambas escuelas impulsaron el fortalecimiento del Partido, el Estado y las fuerzas armadas revolucionarias y consolidaron la piedra angular del futuro eterno de la patria y la revolución, al formar un gran contingente de revolucionarios indoblegables y patriotas fieles que dan firme continuidad al linaje de Mangyongdae y del Paektu. He aquí el balance orgulloso de la larga historia de ellas.

Tuvo lugar solemnemente el 12 de octubre el acto conmemorativo del aniversario 75 de la fundación de las instituciones docentes.

Asistió a la ocasión el estimado camarada Kim Jong Un, Secretario General del Partido del Trabajo de Corea y Presidente de Asuntos Estatales de la República Popular Democrática de Corea.

Se encontraban muy conmovidos y jubilosos los profesores, empleados, matriculados y graduados quienes tuvieron el máximo honor y felicidad de celebrar la efeméride con el entrañable Secretario General.

Mientras resonaba la música de bienvenida, el Secretario General llegó a la Escuela Revolucionaria de Mangyongdae.

Todos los reunidos acogieron con estruendosas vivas al gran maestro y Mariscal generoso quien atiende con gran afecto a los hijos de los mártires revolucionarios y les conduce paso a paso para que continuaran con firmeza el linaje de la revolución del Juche.

Le recibieron los funcionarios directivos de las escuelas.

Los matriculados le entregaron ramos de flores y le pusieron una pañoleta roja.

Agitando su mano, él felicitó cordialmente a los participantes en el acto que le aclamaban.

Entre sus acompañantes se distinguían Jo Yong Won, Choe Ryong Hae, Pak Jong Chon y Ri Pyong Chol que son miembros del Presidium del Buró Político del Comité Central del PTC.

Los cuadros del Partido, el gobierno y el círculo militar, que se habían graduado de las escuelas revolucionarias, tomaron parte en la ocasión junto con los funcionarios, profesores, empleados, alumnos y graduados.

El Secretario General pronunció un significativo discurso conmemorativo.

Dijo que el historial de 75 años de ambas escuelas es la trayectoria en que el Partido vino cumpliendo fielmente su obligación moral por los mártires revolucionarios y dedicando toda su devoción a la formación de los revolucionarios de reserva considerando como vital la continuación de la causa revolucionaria. Y evaluó de grandes las gestas que brillan en la sagrada y larga trayectoria de las escuelas que equivale a la historia de la RPDC y la de las fuerzas armadas revolucionarias regulares.

Expuso su gran confianza depositada en las escuelas al apuntar que ellas serán modelos y precursoras del país en la enseñanza y darán impulso fuerte a la causa socialista por el estilo coreano poniéndose al frente de las filas revolucionarias, conforme a su importante misión y deber principal de cantera de pilares troncales que se responsabilizan de la revolución del Juche y la sagrada causa del Partido.

Todos los participantes vitorearon y aplaudieron fuertemente al Secretario General quien dio una directiva imperecedera que permite a ambas instituciones docentes mantener con firmeza su carácter y naturaleza de escuelas del PTC y garantizar la dignidad y prosperidad eternas de la nación y la revolución.

Acto seguido, se efectuó el desfile conmemorativo de los alumnos.

El estimado camarada Kim Jong Un estimuló con su mano alzada a los alumnos poniéndose muy complacido por la imagen valiente y vigorosa de ellos que exponían su decisión fiel de apoyar y seguir únicamente al PTC y defender a ultranza la causa revolucionaria del Juche.

Luego, recorrió el museo de la historia revolucionaria de la escuela.

Dar firme continuidad a la arteria troncal de la revolución con este palacio único del mundo para la educación de los hijos de mártires revolucionarios y la gran casa de la revolución, que asegura la juventud eterna de nuestra causa, deviene la riqueza y orgullo más grandes para nuestro Partido, Estado y pueblo, expresó.

Recalcó que la idea del CC del PTC sobre la formación de los revolucionarios de reserva consiste en formar a los hijos de mártires revolucionarios como combatientes consecuentes, que continúen la idea y fe y la tradición de fidelidad que tenían sus padres, y convertirlos en los miembros nucleares de la revolución y precursores de avance y desarrollo.

Se tomó una foto de recuerdo con los profesores, empleados y alumnos manifestando la esperanza y convicción de que sin olvidar nunca su origen de descendientes de mártires revolucionarios, ellos desempeñarán el papel de eje en el cumplimiento de la causa del Partido como dignos hijos del PTC que crecen tomando el agua y el aire de Mangyongdae y asimilando el espíritu del Paektu.

Terminada la filmación, volvieron a estallar las estruendosas vivas y los gritos de «Kim Jong Un» y «Defensa a ultranza» en medio de la detonación de fuegos artificiales.

El acto conmemorativo devino un hito significativo que patentizó la disposición de los sucesores de apoyar con fidelidad absoluta la idea y orientación del CC del Partido y luchar con abnegación por el desarrollo integral del socialismo al estilo coreano guardando en lo profundo de corazón la confianza y amor cada vez más grandes del Secretario General por los hijos de mártires revolucionarios y demostró la continuidad e invencibilidad de la causa revolucionaria del Juche que se hacen más irrevocables aunque se cambien las generaciones.

ACNC

Dejar una respuesta