GEIJ, Kim Jong Il

Con la fe en el socialismo

En la década de 1990, cuando se derrumbó el socialismo y se restauró el capitalismo en algunos países, los imperialistas vociferaron el “fin” del socialismo y la “victoria” del capitalismo. Los traidores al socialismo intentaron justificar sus abominables actos arguyendo que el ideal socialista y la práctica de la revolución socialista fueron equivocaciones.

La antorcha entregada a los jóvenes Kim Jong Il, deseándoles que sean siempre la inapagable de la revolución, se hereda hoy como relevo de la revolución.

En esta circunstancia el Dirigente Kim Jong Il publicó el 1 de noviembre de 83 de la era Juche (1994) la obra “El socialismo es ciencia” que evidenció la veracidad absoluta y la invencibilidad del socialismo.

En su trabajo esclareció que el socialismo centrado en el hombre, en las masas populares, es más científico, ventajoso y poderoso y aunque el socialismo sufre temporalmente un doloroso revés a causa del oportunismo, con seguridad triunfará al fin por su cientificidad y veracidad, infundiendo al pueblo la firme confianza en el socialismo.

Con la inconmovible convicción en el socialismo del Juche iniciado y desarrollado por el Presidente Kim Il Sung, el Dirigente lo defendió de las perversas maniobras de los imperialistas y reaccionarios encaminadas a aislar y estrangular a la RPD de Corea y condujo a la victoria la causa socialista.

Hasta hoy, el pueblo coreano recuerda al Dirigente quien, con la férrea voluntad y esfuerzos sobrehumanos, estuvo en su intensa inspección a las unidades militares para salvaguardar y glorificar la patria socialista en la década de 1990 cuando se decidían el destino del país y la nación y el futuro del socialismo.

Bajo su dirección se inició la revolución industrial de la nueva centuria en el fragor para alcanzar la más alta cúspide de la tecnología de punta, se lanzó el satélite artificial de la Tierra, se levantaron muchas creaciones monumentales como las Centrales Hidroeléctricas de Thaechon, Nyongwon y Juventud de Wonsan y la Carretera Juventud Héroe, se realizaron el acondicionamiento de terrenos cultivables de gran envergadura y la construcción de canales de riego por gravedad, y se construyeron modernas empresas de industria ligera, bases ganaderas y centros de vida cultural y sentimental.

Kim Jong Il en el tranvía al Palacio Memorial Kumsusan, julio de 1995

Fueron los éxitos admirables logrados por la heroica lucha del pueblo que se alzó resueltamente superando múltiples dificultades y obstáculos con la fe en la victoria del socialismo siguiendo la dirección del Dirigente,.

Con el paso del tiempo, la República Popular Democrática de Corea se fortaleció más como baluarte socialista, se manifestaron plenamente la unidad monolítica entre el Líder, el Partido y el pueblo y el poderío de la unidad militar-civil, y se elevó a ritmo acelerado el potencial del Estado en su conjunto.

Hoy también el pueblo coreano realiza la construcción socialista en medio de muchos desafíos y obstáculos que enfrenta. No obstante, acelera la marcha por la prosperidad y el desarrollo integral del socialismo a su estilo, con la invariable fe en la victoria de la causa socialista, frustrando con audacia todos los retos bajo la guía del Secretario General.

Naenara

Dejar una respuesta