Es muy lamentable que la sociedad internacional se mantenga callada ante el comportamiento injusto de EEUU, Min. de Exteriores de Corea

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea hizo pública el 17 de febrero la siguiente declaración:

Después de fracasar en enero pasado en su intento de celebrar una reunión abierta en el Consejo de Seguridad de la ONU para cuestionar el ejercicio del derecho a autodefensa de la RPDC, EE.UU. convocó por la fuerza otra reunión del CS despreciando las opiniones en contra de no pocos países miembros.

El hecho muestra que llegan al extremo ya intolerable las maniobras de EE.UU. destinadas a convertir el CS de la ONU, que asume la importantísima responsabilidad de preservar la paz y seguridad del mundo, en un aparato de implementación de su ilegal e injusta política hostil a la RPDC.

En lo que va de año, la RPDC viene canalizando todas las fuerzas al cumplimiento del plan de desarrollo propio y al mantenimiento de la paz y estabilidad de la Península Coreana y la región absteniéndose de cualquier acción militar específica, excepto al programa normal de incremento del potencial defensivo, que es una medida merecida para un Estado soberano.

Por el contrario, EE.UU. y el Sur de Corea recurren desde principios de este año a la preocupante demostración militar que viola gravemente los intereses de seguridad de la RPDC.

Después de que en enero pasado, el secretario de Defensa norteamericano viajara al Sur de Corea y preconizara el uso de armas nucleares contra la RPDC y el despliegue de mucho más propiedades estratégicas en la Península Coreana, EE.UU. y el Sur de Corea realizaron 3 veces los ejercicios aéreos conjuntos movilizando los cazas tipo Stealth y los bombarderos estratégicos en el firmamento sobre el Mar Oeste de Corea y recientemente, acordaron con Japón reforzar la disposición de cooperación militar tripartita contra la RPDC.

Bombarderos B-1B de EE. UU. en los juegos de guerra aéreos conjuntos Vigilant Storm entre el sur de Corea y EE. UU. el 5 de noviembre de 2022.

Además, EE.UU. y el Sur de Corea planean realizar dentro de este año más de 20 entrenamientos militares conjuntos de distintos tipos en una dimensión y ámbito que tuvo el ejercicio táctico de maniobra al aire libre de máxima envergadura de la historia, lo cual anuncia que la situación de la Península Coreana y la región volverán a caerse en la vorágine de agravación de la tensión.

La realidad demuestra claramente que EE.UU. y el Sur de Corea son los culpables principales que destruyen adrede la paz y la estabilidad de la Península Coreana y la región.

A pesar de ello, el CS acusa sin fundamentos a la RPDC, que mantiene la paciencia y control para aliviar la tensión de la Península Coreana, y no expresa ninguna preocupación siquiera por la conducta de EE.UU., que intenta convertir la Península Coreana en un campo de ejercicio de guerra y base militar, lejos de frenarla.

Es muy lamentable que la sociedad internacional se mantuviera callada ante el comportamiento injusto de EE.UU, que infringe flagrantemente el objetivo y principios de la Carta de la ONU, que estipula la igualdad de soberanía, el respeto a ésta y la no intervención en asuntos internos.

El Secretario de Defensa de los Estados Unidos, Lloyd Austin, junto al “Ministro de Defensa” del sur de Corea, Lee Jong Sup, en la rueda de prensa conjunta, Seúl, 31 de enero de 2023.

En vinculación con la preservación de la paz y seguridad verdaderas del mundo y con los intereses de seguridad nacional y la regional, los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU deberán reflexionar serenamente del preocupante despotismo y arbitrariedades de EE.UU. que intenta convertir la ONU en un aparato al servicio de su política exterior cuestionando a cualquier hora y ya por hábito el derecho a autodefensa de la RPDC.

Advertimos seriamente al CS, que ignorando su obligación principal de defender la justicia e imparcialidad, pone sobre el tapete al gusto de EE.UU. sólo el asunto del legítimo derecho a la autodefensa de un Estado soberano, y lo condenamos categóricamente.

Maniobras Estados Unidos sur de Corea

Al aceptar como hecho irremediable las acciones excesivas de EE.UU. y el Sur de Corea, que agravan la situación regional, ese aparato de la ONU no discute en nada si ellas son justas o no y cuestiona sólo el justo y legítimo ejercicio del derecho a la autodefensa por parte de la RPDC para frenarlas. Este hecho significa desprecio y violación abiertos a la soberanía de la RPDC y un acto hostil que obliga a ésta a tomar sin falta la contramedida.

Puesto que EE.UU. y el Sur de Corea expusieron abiertamente el peligroso intento de conseguir la supremacía militar perspectiva en la Península Coreana y la región, nos vemos obligados a reaccionar.

Operaciones del Ejército Popular de Corea frente los juegos de guerra de Estados Unidos y el Sur de Corea Vigilant Storm

Si el CS se deja llevar por EE.UU. en lo adelante también, la RPDC se verá obligada a reconsiderar las adicionales medidas de acción, además de las pertenecientes a la categoría de actividades militares rutinarias, en señal de protesta al CS que se deforma como aparato de presión unilateral de EE.UU. a la RPDC.

Si la opción de EE.UU. es demostrar la fuerza y responder con ella, será también así la nuestra.

En el caso de que EE.UU. y el Sur de Corea pongan en práctica, como lo publicado ya, su proyecto de ejercicios militares, que consideramos como preparativos de la guerra de agresión a partir de la preocupación y prueba razonables, afrontarán la reacción de una duración sin precedente y una intensidad más fuerte que nunca.

ACNC

Descubre más desde KFA Euskal Herria

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo